Últimas 15minutos

Conoce a los nuevos beatos del Vaticano

El camino para la santidad tiene varias etapas: la primera es ser declarado venerable siervo de Dios, la segunda beato y la tercera santo. Esta lista incluye a una colombiana, un argentino y dos italianos

Albino Luciani nació en 1912, fue elegido papa el 26 de agosto de 1978 y falleció 33 días después. Su pontificado fue uno de los más breves de la historia (Cortesía Twitter @Ji_Predicciones)

15 minutos. El papa Juan Pablo I, cuyo pontificado duró solo 33 días, será uno de los nuevos beatos, después de que Francisco aprobase el decreto que reconoce un milagro por su intercesión y relativo a la curación de una niña argentina, informó este miércoles el Vaticano.

Albino Luciani nació en 1912, fue elegido papa el 26 de agosto de 1978 y falleció 33 días después. Su pontificado fue uno de los más breves de la historia.

El milagro por el que Luciani será proclamado beato se refiere a la supuesta curación inexplicable de una niña argentina que padecía una patología cerebral grave.

La periodista y vicepostuladora de la causa para la canonización Stefania Falasca anunció hace algunas semanas en el diario religioso Avvenire que el consejo médico que examinó el caso de la niña argentina "dictaminó por unanimidad que la curación era científicamente inexplicable".

La causa de canonización de Luciani se abrió en noviembre de 2003, 25 años después de su muerte. Terminó en noviembre de 2017 con el decreto sancionado por el papa Francisco, quien proclamó las virtudes heroicas de Juan Pablo I.

A fines de noviembre de ese mismo año finalizó también la investigación iniciada en 2016 en la diócesis argentina de Buenos Aires. Allí se examinó el "milagro" por intercesión del papa Luciani en 2011.

El proceso posterior

Para que el papa Luciani sea declarado santo más adelante se necesitaría probar su intercesión en un nuevo milagro.

El camino para ser santo tiene varias etapas. La primera es ser declarado venerable siervo de Dios, la segunda beato y la tercera santo.

Venerable siervo de Dios es el título que se da a una persona muerta a la que se reconoce "haber vivido las virtudes de manera heroica".

Para que un venerable sea beatificado es necesario que se haya producido un milagro por su intercesión. Para que lo canonicen o hecho santo, se precisa un segundo milagro "por intercesión" después de ser proclamado beato.

Sin embargo, con el reconocimiento de "mártir" por el odio a la fe no es necesario el reconocimiento de un milagro para ser beato.

Argentino e italiano, otros beatos designados por el Vaticano

El Vaticano informó que el papa Francisco aprobó otros decretos para beatos. En uno se reconoce el "martirio" del argentino Pedro Ortiz de Zárate y el jesuita italiano Juan Antonio Solinas. Ambos fueron asesinados por los indígenas cuando realizaban su labor misionera entre los pueblos Tobas, Mocovíes y Mataguayos en 1683. Por tanto, los proclamarán beatos.

Ortiz de Zárate nació en San Salvador de Jujuy, en el noroeste de la actual Argentina. Provenía de una familia de conquistadores españoles y fue padre de 2 hijos. Tras enviudar, se hizo sacerdote.

Solinas era un jesuita que nació en la isla de Cerdeña en Italia y que fue enviado a las misiones a América.

Se les conoce como los "mártires del Zenta". Junto a ellos murieron 18 laicos, casi todos indígenas, que habían acudido a una zona a evangelizar a las poblaciones originarias.

Según los escritos de la época, los hechos sucedieron el 27 de octubre de 1683 en la zona en la que actualmente se encuentra la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán en Argentina. Se trataría de los primeros beatos mártires reconocidos en territorio argentino.

Una colombiana en la lista

La religiosa colombiana María Berenice Duque Hencker igualmente será beatificada. El Vaticano le reconoció un milagro por su intercesión.

El papa Francisco autorizó promulgar el decreto de su beatificación tras mantener una audiencia con el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos.

La monja, de nombre secular Ana Julia, nació en Salamina (Colombia) el 14 de agosto de 1898. Murió en Medellín (Colombia) el 25 de julio de 1993.

Su obra se caracterizó por el servicio a los pobres y la promoción social de los niños, jóvenes y mujeres, sin distinción de razas ni condición social. Asimismo, por la fundación de la Congregación de las Hermanitas de la Anunciación, que hoy está presente en 15 países.

En febrero de 2019, Francisco aprobó el decreto que reconocía sus "virtudes heroicas", primer paso para la beatificación.

Ver más