La economía de EEUU creció ligeramente entre abril y mayo, según el Libro Beige de la Fed

La Fed espera que el crecimiento de los precios continúe a un ritmo "moderado" en el corto plazo
La economía de EEUU creció ligeramente entre abril y mayo, según el Libro Beige de la Fed

15 minutos. La economía estadounidense se expandió ligeramente entre principios de abril y mediados de mayo, según afirmó este miércoles la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) en su Libro Beige, documento elaborado por los doce bancos centrales regionales del país que proporciona una evaluación detallada del cuadro macro.

El instituto emisor norteamericano indicó que, del total de regiones, diez informaron de crecimientos “ligeros o modestos” de la actividad y dos mostraron un estancamiento.

Según el informe, el gasto minorista se mantuvo “estable o subió ligeramente”, lo que reflejó un menor gasto discrecional y una mayor sensibilidad de los consumidores a los precios.

Así, las ventas de automóviles se mantuvieron prácticamente inalteradas, con algunos distritos señalando que los fabricantes estaban ofreciendo incentivos para estimular las ventas.

Después, los viajes y el turismo se fortalecieron en gran parte de Estados Unidos impulsados por el aumento de los desplazamientos por ocio y negocios, aunque los contactos de la Fed han avanzado pronósticos “dispares” para la temporada de verano.

Por otra parte, las señales desde el transporte fueron “mixtas” al repuntar la actividad en puertos y ferrocarriles, pero “variada” en cuanto al transporte de mercancías y por carretera.

Las organizaciones sin ánimo de lucro dieron constancia de una “demanda sólida y continuada” de sus servicios, mientras que la actividad industrial se caracterizó por ser “estable o creciente”, aunque dos distritos informaron de caídas de la misma. En suma, la demanda de servicios no financieros creció.

No obstante, unas “condiciones crediticias estrictas” y el entorno elevado de tipos de interés limitaron el crecimiento de la concesión de préstamos durante el periodo analizado.

La demanda de vivienda creció “ligeramente” y la construcción de viviendas unifamiliares aumentó, aunque se informó de que el nivel de tipos estaba condicionando la actividad de venta. Asimismo, la situación del sector inmobiliario comercial se “suavizó” a pesar de la preocupación por la oferta, la restricción del flujo de crédito y los costes de endeudamiento.

La actividad energética se mantuvo mayormente estable, mientras que la agricultura exhibió un rendimiento “mixto”, con la sequía remitiendo en algunas demarcaciones, pero las rentas agrarias suponiendo aún un “motivo de preocupación”.

Las perspectivas generales de los agentes económicos consultados se volvieron “algo más pesimistas” ante la creciente incertidumbre y los mayores riesgos a la baja.

En general, el empleo subió “ligeramente”. Ocho distritos tuvieron aumentos de “insignificantes a modestos”, y los cuatro restantes no registraron cambio alguno. La mayoría de los distritos comunicaron una mayor disponibilidad de la mano de obra, aunque seguía habiendo escasez en determinadas áreas.

Varios territorios manifestaron que la rotación de personal ha disminuido y uno informó de que el poder de negociación de los empresarios se había reforzado.

El crecimiento salarial siguió siendo “eminentemente moderado”, aunque algunos distritos notificaron incrementos “más modestos”. Varias regiones sostuvieron que la revalorización de nóminas estaba en línea con las medias históricas prepandemia o que estaban convergiendo con dichas tasas.

De cara al futuro, “un par” de distritos esperan que las “modestas ganancias” de empleo continúen en el tiempo, al tiempo que otros se mostraron más sombríos tras anticipar un retroceso en las expectativas de contratación por la menor demanda empresarial fruto de la incertidumbre.

Los precios repuntaron a un ritmo “moderado” durante el periodo de referencia y muchos minoristas confirmaron que estaban ofreciendo descuentos para atraer nuevos clientes.

La mayor parte de los contactos percibieron una mayor sensibilidad de los consumidores a los precios, lo que se tradujo en márgenes de beneficio más reducidos por el encarecimiento de los insumos, en particular, de los seguros, mientras que algunos señalaron descensos de los precios de determinados materiales de construcción. Además, algunos territorios registraron descensos en los costes de las materias primas industriales.

Más vistas