Últimas 15minutos

Cómo diseñar experiencias de aprendizaje en 5 claves

Ya no es suficiente ser solo espectador. El nuevo estudiante 2.0 necesita sentir que es cocreador de dicha vivencia, o por lo menos, que fue pensada por y para él

No es suficiente con que el Entorno Virtual de Aprendizaje sea estéticamente agradable (Pixabay)

15 minutos. Actualmente, y con motivo de la imposibilidad del desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje de forma presencial por cuestiones de la COVID-19, el mundo del e-learning ha cobrado cada vez mayor relevancia.

Sin embargo, es fundamental tener en cuenta que la necesidad de adquisición de nuevos conocimientos no se limita a la realización de un curso en alguna plataforma digital. Debe pensarse de forma integral, a través del diseño completo de la experiencia de aprendizaje, centrada en el usuario y su necesidad de aprender.

Cómo diseñar experiencias de aprendizaje en 5 claves
Si algo está claro es que la magistralidad de la docencia tradicional quedó atrás (Pixabay)

El Diseño de Experiencias de Aprendizaje (learning experience design) es el lugar en común donde se encuentran, relacionan y complementan el diseño instruccional y el diseño de la experiencia del usuario, con el fin de construir e implementar experiencias de aprendizaje centradas en el usuario, según su necesidad de formación.

Una experiencia de aprendizaje implica la construcción de un ecosistema mixto, con formatos sincrónico y asincrónico de comunicación y retroalimentación para la construcción del conocimiento, que permita desde el análisis de los procesos más básicos del aprendizaje, (emociones, motivaciones, trabajo colaborativo), hasta la posibilidad de estudiar y recrear, de forma práctica, casos específicos de estudio o resolución de problemas previamente identificados.

Para ello, debemos poner en práctica los siguientes consejos que harán posible el efectivo diseño de experiencias de aprendizaje:

1. Identificación del usuario

En este contexto, debemos contar con información indispensable, como:

  • Grupo etario
  • Nivel educacional
  • Nivel de familiarización con la tecnología
  • Objetivos que se quieren alcanzar.
  • Conocimientos previos.
  • Experiencias pasadas y presentes de los alumnos.

Toda esta información permitirá crear contenido y el entorno virtual más enfocado y alineado con el perfil identificado.

2. Creación de experiencias

El diseño de una experiencia en un ambiente virtual, más allá de contar con los principios básicos del e-learning (funcionalidad, usabilidad y conveniencia), necesita conectar de raíz con el usuario final desde los ámbitos intelectual, emocional y hasta físico. La meta: que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea significativo.

Esta definición, en la construcción de un ambiente donde se crean experiencias, resulta muy fascinante para quienes lo viven. Las personas, mediante el aprender haciendo (learning by doing) identifican por sí mismas habilidades que han estado adquiriendo y que pueden replicar en su diario vivir, y esto los impulsa a continuar con la experiencia educativa.

3. Atractivo del ambiente virtual (contenidos e interfaz)

Hoy en día, no es suficiente con que el Entorno Virtual de Aprendizaje sea estéticamente agradable. Es necesario que cuente con toda una experiencia de usuario intuitiva, dinámica, atractiva y motivadora.

El ambiente virtual debe lograr mantener la motivación y “fidelidad” del usuario, no solo para que aprenda, sino para que disfrute el estar aprendiendo (enjoying learning). Mientras más lo disfrute, es más alto el porcentaje de retención y de adquisición de la habilidad.

Para ello, se propone implementar distintas metodologías, como storytelling, microlearning, gamificación, juegos de roles, aula invertida, entre otros, atendiendo siempre al punto número uno identificado previamente.

4. Sensorialidad: estimulación de los sentidos

El diseño de experiencias de aprendizaje debe dinamizar psíquica y físicamente al estudiante. Esto es: haciéndolo vivir, sentir y hasta respirar el aprendizaje. De ello dependerá su internalización y significación.

5. Protagonismo: el estudiante como centro

Si algo está claro es que la magistralidad de la docencia tradicional quedó atrás. En ese sentido, el entorno virtual de aprendizaje debe ser pensado, desarrollado e implementado para la experiencia a ser vivida por el estudiante, y no como consecuencia de la visión o interés del profesor o tutor.

Ya no es suficiente ser solo espectador. El nuevo estudiante 2.0 necesita sentir que es cocreador de dicha vivencia, o que por lo menos, fue pensada por y para él.

En definitiva, ya quedaron atrás los días de alojar contenidos etéreos en línea y llamar a ese proceso e-learning.

Esta nueva generación de estudiantes necesita, espera y exige mucho más que eso. Desde contenidos de valor, que aporten no solo mayores conocimientos sino transformar su día a día, hasta disfrutar de la experiencia de aprender, mediante un aula virtual amigable, intuitiva y motivadora. Eso, en mi opinión, es el Diseño de Experiencias de Aprendizaje.

Ver más