Últimas 15minutos

Secundaria violó la Primera Enmienda al expulsar a una animadora por insultos en Snapchat, dijo el Supremo

La joven recibió ese castigo en 2017, cuando tenía 14 años de edad y había enviado a 250 amigos un mensaje lleno de palabrotas

El mensaje estaba programado para desaparecer en 24 horas. Sin embargo, sus entrenadores en el equipo se enteraron (Cortesía Twitter @olisbahari)

15 minutos. El Tribunal Supremo de Estados Unidos (EEUU) dio la razón este miércoles a una animadora que fue sacada del equipo de su instituto por compartir con sus compañeros un mensaje soez a través de la red social Snapchat, al considerar que la amparaba el derecho a la libertad de expresión.

Por 8 votos a favor y uno en contra, la máxima instancia judicial del país concluyó que un distrito escolar de Pensilvania violó la Primera Enmienda a la Constitución, que garantiza el derecho a la libertad de expresión. Y lo hizo al expulsar a la estudiante del equipo júnior de animadoras de Mahanoy Area High School.

La animadora Brandi Levy recibió ese castigo en 2017, cuando tenía 14 años de edad. Envió a unos 250 amigos un mensaje lleno de palabrotas para expresar su frustración por no ingresar a un equipo de animadoras más importante al que se encontraba en ese momento.

"Que se joda la escuela, el softball, que se joda ser animadora, que se joda a todo". Así lo escribió Levy junto a una imagen de ella y una amiga mostrando a la cámara sus dedos medianos.

El mensaje estaba programado para desaparecer en 24 horas. Sin embargo, sus entrenadores en el equipo de animadoras se enteraron. La adolescente acabó siendo suspendida durante un año, aunque no del instituto.

Levy y sus padres demandaron al distrito escolar. Argumentaron que no tenían derecho a expulsarla del equipo por opiniones expresadas fuera del recinto del instituto, como fue su caso. Lo hizo desde una tienda en su tiempo libre.

El Supremo concluyó que los administradores de las escuelas sí tienen derecho a castigar a los estudiantes por opiniones expresadas en Internet o fuera del instituto en el caso de que perturben gravemente el estudio en la clase, pero determinó que el caso de la animadora por Snapchat no llegaba a ese nivel.

Las escuelas sí pueden castigar

"Los intereses especiales alegados por el instituto en este caso no son suficientes para dejar de lado el interés de B.L. (Levy) en la libertad de expresión". Así lo señaló uno de los jueces progresistas del Supremo, Stephen Breyer, en un escrito.

El caso podía haber tenido grandes implicaciones en el derecho a la libertad de expresión en Internet de los alumnos de todo el país. No obstante, el Supremo evitó llegar a ese extremo y prefirió mantener en pie su jurisprudencia de que las escuelas pueden castigar aquellos discursos que consideren "perturbadores" para la tarea de la enseñanza.

Ese precedente lo marcó el Supremo en 1969, cuando permitió a un grupo de estudiantes llevar brazaletes negros en señal de protesta de la guerra de Vietnam, pero matizó que cualquier expresión que interfiriera en la disciplina y el estudio de la escuela podía ser castigado.

Ver más