Últimas 15minutos

El consumo se recupera: IPC en EEUU escala 0,6 % en julio

El dato de inflación superó los cálculos de los economistas, que esperaban un incremento de alrededor del 0,3 %

La inflación en EEUU se aceleró desde que, en mayo, con un 0,1 %, marcó su nivel más bajo en 4 años y medio. Esto, debido a la crisis económica causada por la COVID-19 (EFE/EPA/Peter Foley)

15 minutos. El índice de precios al consumo (IPC) en Estados Unidos (EEUU) aumentó en julio un 0,6 %, lo mismo que el mes anterior. Se trata de una señal de inflación más robusta como resultado de la creciente demanda de productos y servicios por parte de los consumidores, al relajarse las restricciones causadas por la pandemia.

Según cifras que divulgó este miércoles el Departamento de Trabajo, la inflación interanual pasó de 0,6 % en junio al 1 % el mes pasado.

La inflación en EEUU se aceleró desde que, en mayo, con un 0,1 %, marcó su nivel más bajo en 4 años y medio. Esto, debido a la crisis económica causada por la COVID-19.

El dato de inflación superó los cálculos de los economistas. Estos esperaban un incremento de alrededor del 0,3 % en el IPC de EEUU.

En julio, los precios de la energía aumentaron un 2,5 % con un fuerte incremento de la gasolina del 5,6 %. En meses anteriores, estos productos sufrieron caídas generalizadas, como reflejo de un incremento en la demanda a medida que se relajaron las restricciones por causa de la pandemia.

Alimentos y vehículos

Esos incrementos se vieron parcialmente contrarrestados por la caída de los precios de los alimentos, que fue de un 0,4 % en julio. Mientras, el coste de los alimentos en el hogar bajó un 1,1 %.

Los precios de los vehículos automotores nuevos subieron en julio un 0,5 % tras una caída del 0,2 % en el mes anterior. Por su parte, los costos de la vivienda subieron un 2,3 % el mes pasado, comparado con un 2,4 % en junio.

Los incrementos del IPC estuvieron en línea con el aumento de precios al productor en EEUU, que en julio subieron un 0,6 %, la mayor alza mensual desde octubre de 2018.

En julio, la recuperación del mercado laboral de EEUU se moderó con un descenso del índice de desempleo del 11,1%, el mes previo, al 10,2 %. Asimismo, se generaron 1,8 millones de empleos, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

El pasado mes de julio se crearon 1,8 millones de nuevos puestos de trabajo, ligeramente por encima de las previsiones de los analistas. Estos anticipaban 1,6 millones de nuevos empleos. No obstante, aún 16,3 millones de estadounidenses siguen sin empleo.

¿Y el subsidio?

La demanda de los consumidores que aceleró la inflación en julio está ahora expuesta a la expiración de un subsidio adicional de desempleo, creado en marzo por el Congreso y promulgado por el presidente, Donald Trump.

Ese beneficio, de 600 dólares semanales, supuso el salvavidas para muchas familias estadounidenses. Por el momento, los legisladores demócratas y republicanos del Congreso no han logrado ponerse de acuerdo para extender el programa.

El presidente Trump decretó el pasado fin de semana una serie de medidas para compensar el vencimiento de esas ayudas, incluido un subsidio al desempleo de 400 dólares semanales. No obstante, aún está por ver el alcance de esas medidas.

En su reunión más reciente, a fines de julio, la Reserva Federal (Fed, banco central) mantuvo sin cambios los tipos de interés. También señaló que "la senda de la economía dependerá del rumbo del virus".

La decisión del banco central estadounidense, que mantuvo los tasas de interés en el rango de entre 0 y 0,25 % desde marzo, se tomó de manera unánime y reafirmó el compromiso de la Fed, que ya ha efectuado inyecciones masivas de liquidez mediante la compra de deuda.

Tras la reunión, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reconoció que el aumento de casos de COVID-19 en las últimas semanas "parece haber frenado el consumo y la contratación" de empleados. Agregó que la crisis actual de salud pública "pesará de manera contundente en la actividad económica, el empleo y la inflación a corto plazo".

En marzo, el Gobierno aprobó un paquete de estímulo económico de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia moderna del país, con el objetivo de contrarrestar los efectos de la pandemia del coronavirus. Pero la gravedad de la situación ha demostrado que fue insuficiente.

Ese paquete de estímulo fue el triple del puesto en práctica en 2008 tras el estallido de la crisis financiera, que ascendió a 700.000 millones de dólares.

Ver más