Últimas 15minutos

EEUU condena ciberataques de China para robar datos sobre la vacuna de COVID-19

El régimen del país asiático negó las acusaciones y dijo que EEUU quiere desprestigiar sus "avances en la lucha contra" el coronavirus

Pompeo urgió a China a "cesar sus actividades maliciosas" y consideró que los ciberataques son solo una "extensión de sus acciones contraproducentes durante la pandemia" (Michael Reynolds/EFE)

15 minutos. El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, condenó este jueves los ciberataques que supuestamente perpetraron piratas informáticos de China intentar robar información sobre las vacunas y los tratamientos que se están probando frente al COVID-19.

Esta es la primera vez que la Administración de Donald Trump se posiciona sobre un informe del FBI y otra agencia de inteligencia que el miércoles informaron de la existencia de ciberataques contra centros de investigación estadounidenses.

"EE.UU. condena los intentos de actores cibernéticos y de entes no tradicionales afiliados a la República Popular de China (RPC) de robar propiedad intelectual estadounidense y datos relacionados con la investigación de COVID-19", dijo Pompeo en un comunicado.

Con esas palabras, el Gobierno de Trump respaldó el informe del FBI y de la Agencia gubernamental de Ciberseguridad e Infraestructura (CISA, en inglés), dependiente del Departamento de Seguridad Nacional.

"Ocultan información"

Ese espaldarazo es significativo porque, en otras ocasiones, el Ejecutivo arremetió contra las agencias de inteligencia que actúan de manera independiente.

En su comunicado, Pompeo urgió a China a "cesar sus actividades maliciosas". Consideró que los ciberataques son solo una "extensión de sus acciones contraproducentes durante la pandemia".

"Mientras que EE.UU. y sus aliados están coordinando una respuesta colectiva y transparente para salvar vidas. China continúa silenciando a científicos, periodistas y ciudadanos. Difunden la desinformación, lo que ha exacerbado los peligros de esta crisis de salud", aseveró Pompeo.

La crisis sanitaria aumentó la tensión entre Washington y Pekín. El Gobierno estadounidense alimenta la hipótesis de la responsabilidad de China en la expansión de la pandemia por presuntamente "ocultar" información sobre la "gravedad" del coronavirus, al que Trump se refiere como el "virus chino".

Además, desde la Casa Blanca se defiende la hipótesis de que el coronavirus se generó en un laboratorio en la ciudad china de Wuhan, algo que rechaza gran parte de la comunidad científica y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que atribuye el patógeno a un "origen animal".

China dice "no"

Las autoridades de China rechazaron las acusaciones de la Policía Federal de Estados Unidos (FBI). Pidieron a Washington que se centre en salvar vidas en vez de difamar y extender rumores.

En un comunicado, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, expresaron su "profundo rechazo y oposición al comportamiento de desprestigio por parte de Estados Unidos".

"A juzgar por los datos recopilados en el pasado, es Estados Unidos el que llevó a cabo los mayores robos cibernéticos a nivel mundial", acusó Zhao.

Manifestó que China logró "grandes avances en la lucha contra el coronavirus y se encabeza la lista de países que llevan a cabo investigaciones para hallar vacunas y tratamientos" frente al COVID-19.

"Que se centren en salvar vidas!

En este sentido, afirmó que Pekín tiene "más motivos para preocuparse" por ver comprometidos sus datos a través de Internet. Así, recalcó que China sigue siendo un "fuerte defensor de la ciberseguridad. También una de las mayores víctimas de los ataques llevados a cabo por 'hackers'".

"Nos hemos opuestos con resolución y hemos hecho frente de forma legal a todas las formas de ataque cibernético existentes", explicó. También destacó que "cualquier ataque que obstaculice los avances en la lucha contra el coronavirus es condenable".

Zhao hizo hincapié en que "los rumores no sirven para combatir la epidemia".

"Pedimos a Estados Unidos que se concentre en salvar vidas y desempeñar un papel constructivo a la hora de reforzar las relaciones bilaterales para garantizar la seguridad de la sanidad pública a nivel global", reza el texto.

Ver más