Últimas 15minutos

EEUU endurece sus leyes migratorias bajo emergencia por la COVID-19

Expulsaron a 20.000 inmigrantes que atravesaron sin autorización la frontera y rechazaron el pedido de asilo de 54 personas

Estados Unidos y México acordaron restringir desde el pasado 21 de marzo los viajes no esenciales para evitar la propagación del coronavirus (Doug Mills/EFE)

15 minutos. Estados Unidos concedió solo dos asilos en la frontera con México desde la entrada en vigor, el 21 de marzo pasado, de las restricciones en respuesta a la emergencia por la COVID-19.

Amparó además, según denunció profesionales de la salud, numerosas deportaciones de inmigrantes, entre ellos menores de edad.

El diario The Washington Post, cita datos no publicados del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) y señaló que la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, suspendió muchos de los procesos para los inmigrantes, incluidos niños y solicitantes de asilo.

De igual forma, bajo el paraguas de la emergencia, la Administración ha "expulsado" además a 20.000 inmigrantes. Esto atravesaron sin autorización la frontera, amparado en el código estadounidense conocido como el título 42, agregó la publicación capitalina.

El Post apunta que la USCIS realizó 59 entrevistas de selección entre el 21 de marzo y este 13 de mayo a solicitantes de refugio bajo la Convención contra la tortura. Es la única categoría de protección que todavía está disponible.

Sin piedad

La información agregó que 54 personas que solicitaron asilo los rechazaron y tres casos más están pendientes. Esto según esas estadísticas, que no precisan la nacionalidad de los solicitantes o alguna otra información demográfica de estos.

El rotativo destaca que en 2018 las cortes de inmigración concedieron 13.248 asilos a inmigrantes. Ellos solicitaron este beneficio para evitar la deportación de Estados Unidos, según las estadísticas más recientes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés).

Por su parte, el diario The New York Times anticipó que la Administración de Trump está buscando extender indefinidamente las restricciones en la frontera debido a la pandemia. Con la intención de limitar la inmigración a través de las fronteras terrestres hasta que las autoridades decidan que no hay más peligro de infección para los estadounidenses.

Estados Unidos y México acordaron restringir desde el pasado 21 de marzo los viajes no esenciales para evitar la propagación del coronavirus. La medida había entrado en vigor previamente en el linde con Canadá.

Por mucho tiempo

Pero, según el diario neoyorquino, la nueva orden bajo revisión de distintas agencias del Gobierno está diseñada para extender las restricciones indefinidamente.

Una vez emitida por el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), Robert R. Redfield, la medida en la frontera podría estar en efecto hasta que él decida que el virus ya no supone una amenaza, explica la versión periodística.

"Estoy extendiendo la duración de la orden hasta que determine que el peligro de una mayor introducción del COVID-19 en Estados Unidos dejó de ser un peligro para la salud pública", reza el borrador de la orden obtenida por el Times.

El peligro de la decisión

Además, este miércoles se conoció que cientos de médicos, enfermeras, así como trabajadores y profesionales de la salud pública firmaron un carta pública. Ahí hacen un llamado a los CDC a detener la orden atribuida al asesor presidencial Stephen Miller. Consideran se vale de la emergencia por el coronavirus para deportar a un gran número de niños inmigratntes y otras personas vulnerables.

"La decisión de detener los procesos de asilo 'para proteger la salud pública' no se basa en evidencia o en la ciencia", señalan los más de 770 firmantes.

En la misiva advierten de que la orden arriesga "decenas de miles de vidas y amenaza con amplificar el peligroso sentimiento antiinmigrante y la xenofobia".

Ver más