Últimas 15minutos

ONU reprende a países por no impedir publicidad de leche sustituta

El miedo a la transmisión de la COVID-19 está eclipsando la importancia de la lactancia natural

OMS y Unicef recuerdan que la leche materna "salva vidas de niños al proveerles de anticuerpos que les protegen contra muchas enfermedades infantiles" (Joel Camí/Flickr)

15 minutos. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) reprendieron este miércoles a los Gobiernos por no frenar la publicidad de leche materna de sustitución. Asimismo, recordaron que es preferible la lactancia materna incluso si la madre tiene coronavirus.

La pandemia actual subraya la necesidad de legislar para prohibir la difusión de información falsa sobre la seguridad de las fórmulas de leche de sustitución e impedir su publicidad agresiva. Así lo aseguran estos organismos de la ONU en el informe Publicidad de substitutos de leche materna: la implementación nacional del código internacional.

"El miedo a la transmisión de la COVID-19 está eclipsando la importancia de la lactancia y en demasiados países se está separando a las madres y los bebés al nacer, lo que hace que el contacto piel con piel y la lactancia sean difíciles si no imposibles. Todo ello sin evidencias", denunció Patti Rundall, de la Red de Acción Internacional de Comida Infantil.

Miedos de infección

Añade que "mientras tanto, la industria de la comida para bebés está explotando los miedos de infección, promoviendo y distribuyendo leches sustitutivas gratuitamente y dando consejos engañosos". Esto es algo prohibido por el código de conducta internacional sobre dichos productos.

OMS y Unicef recuerdan que la leche materna "salva vidas de niños al proveerles de anticuerpos que les protegen contra muchas enfermedades infantiles". Instan a las madres a continuar con esta práctica incluso si sospechan o saben que sufren la enfermedad.

"La evidencia actual indica que es improbable que la COVID-19 pueda ser transmitida a través de la lactancia o por dar leche materna" de una infectada, afirmaron en un comunicado. Además, añaden que "los numerosos beneficios" de la lactancia natural "pesan más que los riesgos potenciales de la enfermedad asociados con el virus". Concluyeron: "No es más seguro dar leche de fórmula".

El informe analiza 194 países y confirma que solo 136 tienen en vigor medidas legales sobre el código de conducta publicitario de los sustitutos de leche materna.

Prohíben distribución gratuita

Aunque la situación mejoró en los últimos dos años, tan solo 79 países prohíben publicitar estos productos en centros sanitarios y 51 impiden distribuirlos gratuitamente o a muy bajo precio en estos centros. Estas prácticas de mercadotecnia son consideradas agresivas.

Las dos agencias de la ONU instan a prohibir la financiación de encuentros científicos y de asociaciones profesionales con empresas fabricantes de estas leches. Igualmente, insisten en la importancia de impedir que se publiciten a través de los profesionales de la salud. Es en ellos en quienes los padres confían al decidir la alimentación de sus bebés.

"Los sistemas de salud tienen que actuar para aumentar la confianza de los padres en la lactancia natural, sin influencia de la industria, para que los niños no se pierdan sus beneficios que salvan vidas". Así lo señaló Francesco Branca, director de la OMS para Nutrición y Seguridad Alimentaria.

Crisis para crecer

OMS y Unicef recomiendan que los bebés se alimenten exclusivamente de leche materna hasta los seis meses y alternen esta con otros alimentos hasta los 2 años.

Recuerdan que los bebés que siguen estas recomendaciones tienen 14 veces menos posibilidades de morir que el resto. Sin embargo, tan solo el 41 % de los bebés de hasta seis meses en el planeta se alimentan exclusivamente de leche materna.

La pandemia rebajó los programas para fomentar la lactancia, por el distanciamiento social y el traslado de profesionales al tratamiento de la COVID-19. Ello "ha abierto un espacio para que los productos sustitutivos" aprovechen la crisis para crecer.

Las dos agencias instan a los distintos gobiernos a garantizar que las madres reciban el apoyo necesario para afianzar la lactancia natural. Una ayuda clave en los primeros momentos de vida del bebé.

Ver más