Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Isabel II premia a su nuera Camila

La reina de Inglaterra inició 2022 anunciando que su nuera, la duquesa de Cornwall, y el ex primer ministro Tony Blair ingresan a la Orden de la Jarretera, todo un honor

La esposa del príncipe Carlos, heredero del trono de Inglaterra, ha trabajado fuerte para lograr la aceptación de los británicos (Hugo Burnand/Casa Real Británica)

15 minutos. Al referirnos a la Orden de la Jarretera o The Order of the Garter estamos hablando de una orden de caballería que tiene la importancia de ser la más antigua del Reino Unido y que ahora Isabel II decidió otorgarle a Camilla Parker Bowles.

La creó el rey Eduardo III de Inglaterra en 1348 y surgió de la necesidad de lograr la lealtad hacia él, pues tenía aspiraciones de ocupar el trono de Francia. En ese tiempo, ya se había iniciado la Guerra de los Cien Años que enfrentó a Inglaterra con el país galo.

En estos días, dicha designación honorífica ha estado en boca de periodistas y opinadores. La razón no ha sido el que hace mucho no se otorgara, sino porque se han incluido a 2 personajes que han estado acompañados de cierta polémica y ninguno ha gozado de un gran aprecio popular. Ellos son Camilla, duquesa de Cornwall; y el ex primer ministro Tony Blair.

La duquesa Camila gana terreno con Isabel II

La esposa del príncipe Carlos, heredero del trono de Inglaterra, ha trabajado fuerte para lograr la aceptación de los británicos. Ella representaba la imagen de la intrusa que había roto todos los sueños de Diana, y en cierto punto, la veían como la causante de su muerte.

Camila se enfrentó a todo tipo de comentarios, pero hoy ha demostrado que puede ser la esposa del futuro rey de Inglaterra e Isabel II parece saberlo. Es trabajadora, conoce la discreción y, hasta ahora, ha actuado con inteligencia frente a la opinión pública.

Una de sus decisiones fue no desear el título de princesa de Gales, que llevó Diana, ni esperar tampoco el de reina consorte de Inglaterra cuando llegue el momento en que Carlos sea coronado.

En cuanto a su trabajo, la duquesa de Cornwall se ha ocupado del patronazgo de varias instituciones. Preside la Royal Osteoporosis Society, ha optado por apoyar a organizaciones que luchan contra la violencia doméstica y ha hecho de la promoción de la lectura una tarea primordial.

En total, Camilla está al frente de unas 90 organizaciones. Quizás el secreto de esta mujer haya sido el de no querer desplazar a Diana en el corazón de la gente.

El comunicado emanado del palacio de Buckingham decía: “Su Majestad la Reina está encantada de nombrar a Su Alteza Real la Duquesa de Cornualles (…) como Dama Real de la Muy Noble Orden de la Jarretera”.

Este acto de Isabel II hacia Camila es un importante respaldo y reconocimiento a su nuera. También es otra manera de darle más protagonismo. Igualmente, consideran que ha sido un gesto unificador de la reina para allanar su camino al trono como esposa del futuro rey.

El Primer Ministro cuestionado

En cuanto a la designación de Tony Blair, se han presentado varias protestas.

Aunque no es el primero con ese cargo en gozar de este nombramiento, es uno de los que ha encontrado más piedras en el camino. La causa es el de haber apoyado la guerra de Irak.

En las redes sociales han aparecido mensajes que lo catalogan de asesino y de ser el causante de millares de muertes.

Por otro lado, Blair también está a favor del pasaporte COVID, algo que muchos ciudadanos cuestionan.

La oposición a que pueda disfrutar de este honor llevó a recoger firmas para tratar de evitar su ingreso a la Orden. Un medio británico publicó que se lograron obtener más de 80 mil rúbricas.

Cabe destacar que el ingreso a la Orden de la Jarretera todavía la otorga la monarca de manera personal. Es decir, que no está supeditado a consultar con nadie. Se sigue haciendo como en los tiempos medievales. Quizás sea el último vestigio de aquellos poderes absolutos.

Los integrantes de la Orden

La membresía sin discusión corresponde al soberano y a su heredero, en este caso a Isabel II y a su hijo Carlos, príncipe de Gales. El máximo de miembros es de 24. Además, figuran los llamados caballeros y damas supernumerarios, que son los miembros de la familia real británica y los monarcas extranjeros.

El lema de la orden es Honi soit qui mal y pensé (Que se avergüence el que haya pensado mal). Esa era la respuesta de Eduardo III, creador de la orden, a quienes cuestionaban su derecho al trono de Francia.

Tiene como sede el castillo de Windsor. Es allí, en el Salón del Trono, donde se realiza la ceremonia de investidura, que se lleva a cabo en junio y coincide con las famosas carreras de Ascot. Se conoce como el Día de la Liga o Garter Day. El protocolo reviste un gran colorido y representa la importancia de la orden.

Después de la investidura de los nuevos miembros se realiza la procesión que va del Castillo de Windsor a la Capilla de San Jorge, la misma donde se casaron los duques de Sussex. Se caracteriza por el colorido y la pomposidad de los trajes. Esta ceremonia la rescató el rey Jorge VI, padre de Isabel II, en 1948. No se hacía desde 1805.

Pompa y circunstancia

Ese día, los miembros de la Orden de la Jarretera se visten de una manera muy especial. Verlos desfilar es como realizar un viaje al pasado.

Llevan una gran capa de terciopelo azul oscuro, que originalmente era púrpura, y se adorna con cintas de tafetán blanco. El escudo heráldico de la Cruz de San Jorge está rodeado por la Jarretera, una especie de correa; y la cosen en el hombro izquierdo del manto.

La reina Isabel II es la única que lleva en su lugar la estrella de la Orden. Además, se coloca en el hombro derecho una especie de capucha de terciopelo rojo oscuro.

Otra pieza importante es el collar que va sujeto con cintas de tafetán blancas. Y por último, pero no menos relevante y espectacular, es el sombrero, una especie de bonete en terciopelo del mismo color de la capa que está adornado con plumas blancas.

Un elemento importante es la liga, pieza que semeja a una pequeña correa que los hombres llevan debajo de la rodilla izquierda y las mujeres se la colocan en el brazo.

Los elegidos

Ya dijimos que los miembros de la familia real británica forman parte de la Orden de la Jarretera, siendo miembros ex officio la reina Isabel II y su hijo el príncipe de Gales. La membresía tiene carácter vitalicio, y al morir, a uno de los hijos del difunto le corresponde entregar las insignias al monarca.

Hasta ahora las recibe Isabel II.

En la lista de caballeros y damas reales figuran los 3 hijos de la reina Isabel y su nieto William, además de 2 de sus primos: el duque de Kent y Ricardo Gloucester.

Actualmente, figuran como caballeros y damas extranjeros: Carlos XVI Gustavo de Suecia, Margarita de Dinamarca, Harald de Noruega, Felipe VI de España y Guillermo Alejandro de los Países Bajos (estos 2 últimos ingresaron en mismo día, hace 4 años). Asimismo, el emperador Akihito de Japón, el rey emérito Juan Carlos I y la princesa Beatriz de Holanda.

La reina Isabel puede expulsar de la Orden a quienes cometen faltas graves, como sucedió con el emperador Hirohito, quien entró en la II Guerra Mundial como enemigo del Reino Unido, al igual que el rey Vittorio Emanuelle de Italia. También se le revocó a Guillermo I de Alemania y a Francisco José I de Austria por estar en contra de Inglaterra pero durante la I Guerra Mundial.

Un candidato a ser expulsado podría ser el príncipe Andrés de York, hijo de Isabel II, quien fue demandado en un tribunal de Estados Unidos (EEUU) por abuso sexual a una menor de edad. Habrá que esperar el desarrollo de los acontecimientos.

Más vistas