Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La exigencia de Hiroshima a 75 años de la funesta bomba atómica

A las 8:15 se guardó un minuto de silencio, la misma hora en la que "Little Boy" cayó sobre la ciudad, causando la muerte instantánea de 70.000 personas

El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, señaló que "la ciudad se recuperó y ahora es un símbolo de paz" (Dai Kurokawa/EFE)

15 minutos. Hiroshima conmemoró este 6 de agosto el 75 aniversario del lanzamiento, por parte de Estados Unidos (EEUU), de una bomba nuclear contra la ciudad japonesa que puso fin a la Segunda Guerra Mundial, y lo hizo con un potente discurso a favor de la abolición de las armas nucleares.

Durante una ceremonia, el alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, hizo referencia al ataque nuclear que sufrió la ciudad el 6 de agosto de 1945.

La exigencia de Hiroshima a 75 años de la funesta bomba atómica
Varias personas rezaron y dieron sus respetos frente a la ceremonia, realizada en el Parque de la Paz de Hiroshima (JIJI JAPAN OUT/EFE)

“Se rumoreaba en ese momento que nada crecería aquí durante 75 años. Sin embargo, Hiroshima se recuperó y se convirtió en un símbolo de la paz“, señaló Matsui.

Como cada año, se guardó un minuto de silencio a las 8.15. Se trata de la hora en la que “Little Boy”, como los científicos estadounidense llamaron a esta bomba nuclear, cayó sobre Hiroshima causando la muerte instantánea de 70.000 personas, hiriendo a otras decenas de miles y arrasando por completo el lugar.

Prohibición de armas nucleares

Matsui aprovechó el acto conmemorativo para advertir en contra de la carrera armamentística, también nuclear, que ha reavivado las nuevas dinámicas de poder en el tablero internacional, marcadas por la rivalidad entre EEUU y China.

“La sociedad civil debe rechazar el nacionalismo y unirse en contra de todas las amenazas”, dijo. “La gente de todo el mundo debe unirse para conseguir la abolición de las armas nucleares y lograr una paz duradera“, reclamó.

De hecho, el acto, en el Parque de la Paz de Hiroshima, sirvió para insistir en la necesidad de que el Gobierno de Japón, el único país que ha sufrido un ataque atómico, se decida a firmar el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares aprobado hace 3 años en la ONU.

El alcalde pidió, ante unas 800 personas, que el Gobierno dé ese paso, entre ellas, autoridades como el primer ministro nipón, Shinzo Abe; y representantes de los hibakusha o supervivientes del ataque nuclear.

“Pido al Gobierno japonés que acate el llamamiento de los hibakusha para ser parte del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares”, afirmó.

Este tratado lo aprobaron 122 estados miembros en la ONU el 7 de julio de 2017. Sin embargo, para que entre en vigor necesita ser ratificado por al menos 50 naciones y hasta hoy sólo lo han hecho 40.

Entre los países que ya firmaron no se encuentran ni Japón ni las potencias nucleares.

Datos del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR), estiman que actualmente hay más de 14.000 bombas nucleares en todo el mundo. De hecho, algunas de estas tendrían un poder “decenas de veces más grande” que las lanzadas contra Hiroshima y Nagasaki.

Según el CICR, si se volviera a producir un ataque nuclear, las consecuencias serían tan devastadoras que ninguna respuesta humanitaria sería suficiente para mitigarlas. “La comunidad internacional no tiene la capacidad de ayudar a todos los que lo necesitarían”, afirmó.

Más vistas