Últimas 15minutos

Cruz Roja alerta: "volvió la amenaza nuclear"

A pesar de que hace casi 75 años EEUU lanzó las bombas nucleares sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, cada día se desarrollan armas nucleares nuevas y más catastróficas

Se calcula que en 1950 fallecieron 340.000 personas por las dos bombas nucleares (George R. Caron/Wikipedia)

15 minutos. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) alertó este martes, de cara al 75º aniversario de las bombas nucleares lanzadas por Estados Unidos sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki para poner fin a la Segunda Guerra Mundial, que "vuelve la amenaza nuclear".

Sostiene que una renovada carrera armamentística podría tener "consecuencias catastróficas".

"Hace 75 años, en la mañana del 6 de agosto de 1945, un avión B-29 arrojó un arma nueva y aterradora sobre Hiroshima. La bomba nuclear arrasó la ciudad y causó instantáneamente la muerte de unas 70.000 personas. Tres días más tarde, el 9 de agosto, una segunda bomba nuclear devastó Nagasaki y causó la muerte inmediata de 39.000 personas", recordó el CICR.

Se calcula que en 1950 fallecieron 340.000 personas por las dos bombas nucleares, sobre todo por enfermedades causadas por la exposición a la radiación ionizante.

A pesar de las lecciones de Hiroshima y Nagasaki, se estima que actualmente hay más de 14.000 bombas nucleares en todo el mundo, "y miles están listas para lanzarse". De hecho, señalan que estas tienen un poder "decenas de veces más grande" que las arrojadas contra Japón.

El Comité Internacional de Cruz Roja lo achacó a que "los acuerdos para eliminar los arsenales existentes están siendo abandonados, mientras se desarrollan nuevas armas nucleares".

Así, "aumentó la frecuencia de incidentes militares que involucran a estados que poseen armas nucleares y a sus aliados, y los estados con arsenales nucleares amenazaron explícitamente con usarlos". Asevera que "el riesgo del uso de armas nucleares alcanzó un nivel nunca antes visto desde el final de la Guerra Fría".

"Una detonación nuclear puede verse lejana, pero el riesgo de que vuelvan a usarse armas nucleares es alto", aseveró el presidente del CICR, Peter Maurer.

Por su parte, el doctor Francesco Rocca subrayó que "la comunidad internacional no podría ayudar a todos los que necesitarían asistencia tras un estallido nuclear".

A diez ratificaciones

Frente a esta "aterradora" carrera armamentística, Maurer instó a todos los estados a "prohibir las armas nucleares", haciendo un llamamiento específico a los países con arsenales nucleares para que "negocien de buena fe una serie de medidas para su eliminación".

En concreto, tanto Maurer como Rocca animaron a los gobiernos a suscribir el Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares aprobado en 2017. Este necesita 50 ratificaciones para su entrada en vigor y solo lleva 40.

Los estados firmantes de este Tratado se estarían comprometiendo a una "eliminación verificada de sus programas de armas nucleares".

"Las armas que tienen consecuencias humanitarias catastróficas no pueden ser vistas como instrumentos de seguridad", reivindicó Maurer. "Debemos señalar, con toda claridad y sin ambigüedades, que su uso, en cualquier circunstancia, sería inaceptable en los planos humanitario, moral y jurídico", apostilló Rocca.

Ver más