Últimas 15minutos

China promete represalias "legítimas y necesarias" tras la venta de armas de EEUU a Taiwán

La operación equivale a 2.370 millones de dólares, más 1.800 millones de otro lote

Según el Departamento de Estado de EEUU, la venta de armas comprende material "necesario para permitirle (a Taiwán) mantener una capacidad de autodefensa suficiente" (EFE/EPA/David Chang)

15 minutos. China prometió este martes represalias "legítimas y necesarias" para "proteger su soberanía e intereses de seguridad", después de que el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) anunciara el lunes la venta a Taiwán de numerosas armas. Específicamente, 100 sistemas de defensa marítima Harpoon y 400 misiles de este tipo, por un valor de 2.370 millones de dólares.

"China insta a Estados Unidos a que cese todas sus ventas de armas a la isla. Nos reservamos el derecho a tomar represalias legítimas y necesarias para proteger nuestra soberanía e intereses de seguridad". Así lo afirmó este martes el portavoz del Ministerio de Exteriores chino Wang Wenbin, citado por la prensa local.

El Gobierno presidido por Donad Trump notificó el lunes al Congreso de EEUU esta venta de armas a Taiwán para su aprobación. Incluye, 400 misiles de superficie RGM-84L-4 Harpoon Block II.

Además de los sistemas de defensa costera Harpoon y 400 misiles adicionales RGM-84L-4 Harpoon Block II, la nueva venta contempla 4 misiles RTM-84L-4 Harpoon Block II y 25 camiones radar. Asimismo, repuestos, equipo de apoyo y capacitación.

Otro acuerdo

A esa venta hay que añadir otros 1.800 millones de dólares relativos a un preacuerdo distinto por 3 lotes de armas, que incluyen misiles SLAM-ER y unidades HIMARS, un sistema lanzamisiles múltiple ligero. Así lo confirmaron este martes fuentes del Ministerio de Defensa taiwanés.

"Esta proposición de venta sirve a los intereses nacionales, económicos y de seguridad de Estados Unidos", dice el comunicado. "Respaldan los esfuerzos continuos del destinatario para modernizar sus Fuerzas Armadas y mantener una capacidad defensiva creíble", con el objetivo de que Taiwán mejore su seguridad y "la estabilidad política, militar, económica de la región".

Este lunes, en respuesta a una pregunta sobre ese preacuerdo por valor de 1.800 millones de dólares, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Zhao Lijian anunció, sin detallar en qué consistían, la imposición de sanciones a los fabricantes estadounidenses Lockheed Martin, Boeing Defense y Raytheon.

Taiwán quiere proteger a su población

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores taiwanés expresó su más "profundo pesar" en respuesta a las "amenazas de Pekín" de sancionar a esas empresas.

"Taiwán está trabajando para mantener la paz y la estabilidad en la región". De esta forma lo anunció el lunes la portavoz, Joanne Ou, en un comunicado que recoge la agencia de noticias CNA. También añadió que "en respuesta a las presiones de China, nuestro Gobierno tiene la responsabilidad de proteger a su población".

Según el Departamento de Estado de EEUU, la venta de armas comprende material "necesario para permitirle (a Taiwán) mantener una capacidad de autodefensa suficiente".

CNA asegura que en este mes de octubre "al menos 19 aviones militares chinos entraron en la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) taiwanesa". Además, "en septiembre, cazas J-16 chinos cruzaron la línea media del Estrecho de Taiwán o entraron en la ADIZ taiwanesa".

El periódico hongkonés South China Morning Post aseguró recientemente que "Pekín está avanzando en la militarización de su costa sureste para prepararse para una posible invasión de Taiwán". Esto, según fuentes del Ejército Popular de Liberación (EPL) chino, que habría desplegado allí misiles hipersónicos de alcance medio DF-17.

Disputa interna

Taiwán se considera un territorio soberano, con Gobierno y un sistema político propios bajo el nombre de República de China, desde el final de la guerra civil entre nacionalistas y comunistas en 1949. Sin embargo, Pekín mantiene que es una provincia rebelde e insiste en que retorne a lo que denomina patria común.

El Gobierno de Trump dio prioridad al fortalecimiento de las relaciones con Taiwán, incluida la venta de armas. Lo hizo a pesar de que, en 1979, Washington rompió sus relaciones con Taipéi, que se convirtieron en informales, tras reconocer a la República Popular.

Ver más

Más Compartidas