Últimas 15minutos

Aviación de Hafter bombardeó tropas del GNA en Sirte

Un avión emiratí lanzó un total de siete misiles consecutivos contra esta zona sin causar víctimas mortales

El ataque se produjo un día después de un nuevo bombardeo de Hafter contra una ganadería en Al Qardabiya (Foto: Cortesía)

15 minutos. Aviación de combate bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte de Libia, atacó la llamada "Entrada 17", posición de las tropas rivales leales al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) en la ciudad costera de Sirte, antiguo bastión del Estado Islámico en el país.

Según el jefe de la Fuerza de Protección de Sirte, afín al GNA, Abdellah al Nuas, un avión emiratí lanzó un total de siete misiles consecutivos contra esta zona sin causar víctimas mortales.

El ataque se produjo un día después de un nuevo bombardeo de Hafter contra una ganadería en Al Qardabiya.

"Instalaciones civiles y vitales para alimentar a la ciudad de Sirte y a toda la región central con cerca de 3.000 litros de leche diarios", aseguró Al Nuas.

El llamado Ejército Nacional Libio (LNA), controlado por Hafter, tiene superioridad bélica en el aire gracias a los drones de fabricación china "Wing loong II" y los pequeños aviones IOMAX y Calius B-250 que le proporciona el Ejército de Emiratos Árabes Unidos, desplegado en el este de Libia.

Estado fallido

Desde que el pasado 4 de abril el mariscal emprendiera el cerco a Trípoli, único territorio que no domina junto a la ciudad-estado de Misrata, los combates han segado la vida de más de un millar de personas.

Esta situación causó heridas a más de 10.000 y obligó a más de 30.000 familias a abandonar sus hogares y a convertirse en desplazados internos.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los diferentes grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde el fallido plan de paz de la ONU de 2015 tiene dos gobiernos, uno reconocido por la comunidad internacional e impuesto en Trípoli, y otro bajo tutela de Hafter, un exmiembro de la cúpula gadafista que en los años 80 fue reclutado por la CIA y se convirtió en el principal opositor a Al Gadafi en el exilio.

El GNA cuenta, asimismo, con el apoyo de la ciudad-estado de Misrata, enemistada con Hafter y apoyada militarmente por Turquía e Italia.

De la situación actual se benefician decenas de señores de la guerra y milicias de tendencia islamista radical dedicados al contrabando de armas, personas y combustible, verdadero motor de una economía nacional destruida. 

Ver más

Más Compartidas