Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Atacante de mezquitas en Nueva Zelanda quería disparar a más personas

Brenton Tarrant, quien asumió su defensa legal el mes pasado, se enfrenta a una posible cadena perpetua sin posibilidad de fianza

El terrorista, que había llegado a Nueva Zelanda en 2017 e inmediatamente se dedicó a comprar armas semiautomáticas (EFE/John Kirk Anderson)

15 minutos. El atacante supremacista de 2 mezquitas en Nueva Zelanda en marzo de 2019, que se saldó con la muerte de 51 musulmanes, planificó el atentado meticulosamente para causar el mayor daño posible. Así lo dijo en declaraciones realizadas este lunes al inicio del proceso para condenarlo.

El australiano Brenton Tarrant, de 29 años y autor confeso del ataque, quería “disparar a más personas” de las que atacó, afirmó el fiscal de la Corona, Barnaby Hawes, al inicio de la primera de las 4 jornadas programadas en un principio por el Tribunal Superior de Christchurch para dictaminar su condena.

“Después declaró que los ataques fueron motivados por sus creencias ideológicas y que intentó infundir miedo a quienes describió como ‘invasores’, lo que incluye a los musulmanes e inmigrantes no europeos”, explicó el fiscal.

Posible cadena pepetua

El acusado, quien asumió su defensa legal el mes pasado, se enfrenta a una posible cadena perpetua sin posibilidad de fianza por 51 cargos de asesinato, 40 por tentativa de asesinato y uno por terrorismo. El ataque se efectuó a las mezquitas de Al Noor y de Linwood, en la ciudad de Christchurch, en NUeva Zelanda.

El juez Mander, que está llevando este proceso con estrictas medidas de distanciamiento social impuestas por el rebrote de la COVID-19, dijo que recibió más de 200 declaraciones de las víctimas, junto a otros documentos de diversas organizaciones, y que las leyó todas.

Tarrant, encerrado en un cubículo con paredes de cristal y flanqueado por 4 guardias, escuchó impasible los testimonios de 24 personas. Entre ellas, algunas de las 66 víctimas supervivientes y familiares de fallecidos, incluidas mujeres que perdieron a sus hijos o víctimas a las que el atentado dejó discapacidades físicas y transtornos de estrés postraumáticos.

“Estoy mentalmente traumatizada por el sonido de los disparos y las imágenes de los cuerpos en la mezquita (…). Vi cuerpos apilados unos sobre otros. A un hombre sentado en el suelo con el cuerpo de su hijo de 4 años. Le dije, ha muerto”. Así lo explicó la refugiada somalí, Muhubo Ali Jama, quien perdió a su esposo, Muse Awale, en Al Noor.

“La única opción que tengo es perdonarte”

“No puedo perdonarte”, dijo ante el Tribunal Maysoon Salama, que perdió a su hijo Ata Elayyan y cuyo esposo fue herido en el ataque. Mientras que en el otro extremo emocional, la calígrafa iraquí, Janna Ezzat, madre del fallecido, Hussein Al Umari, le dijo al acusado: “Te perdono, la única opción que tengo es perdonarte”.

En medio del dolor y algunos momentos de lágrimas entre el público, según pudo constatar EFE a través del acceso virtual al proceso, algunos testigos también leyeron mensajes del Corán. Asimismo, reiteraron que el ataque a las mezquitas motivó la unión de los habitantes de Nueva Zelanda y de la comunidad internacional frente al odio.

“Estuviste equivocado y fuiste engañado … Tu odio es innecesario. Has conseguido que la comunidad mundial se una más por tus acciones diabólicas”, dijo el imán, Gamal Fouda, quien estaba dirigiendo el rezo en la mezquita de Al Noor cuando se produjo el ataque.

Una planificación meticulosa

Tarrant, que había llegado a Nueva Zelanda en 2017 e inmediatamente se dedicó a comprar armas semiautomáticas y unas 7.000 municiones, estudió sus objetivos incluso con drones, como parte de un plan que incluía la publicación en internet de su ideario, la retransmisión del ataque a las mezquitas en directo por Facebook y mensajes a su familia y a la prensa.

El fiscal explicó que el acusado tomó “notas detalladas” sobre las mezquitas para “asegurarse de que estuviera presente la mayor cantidad de feligreses como parte de este plan que incluía incendiar los dos templos y atacar un tercero”.

Según la narración del fiscal de los hechos, ocurridos poco después de las 13:30 hora local (0:30 GMT), en un país que no está acostumbrado a la violencia extrema, Tarrant comenzó disparando contra 4 hombres al entrar en la mezquita de Al Noor, en el momento en que estaba teniendo lugar la tradicional oración de los viernes.

En Al Noor disparó “metódicamente contra los cuerpos”, en un asalto en el que asesinó a un joven de 16 años que intentaba escapar y a un niño de 3 años, la víctima más joven del atentado, cuando el pequeño estaba “aferrado de la pierna de su padre”, detalló el fiscal.

“Sabía que íbamos a morir en segundos”

El fiscal Hawes también recalcó que al desplazarse de la mezquita de Al Noor a la de Linwood, un trayecto de unos 6,5 kilómetros de distancia, “el acusado hablaba y reía sobre varios aspectos de lo que había sucedido en forma de comentario”.

Mazharuddin Syed Ahmed, que vivió el ataque de Linwood, recordó que el atacante “estaba tan calmado… miraba alrededor… apuntaba con su arma y disparaba”, mientras que Aya Al Umari acusó a Tarrant de “ejecutar a sangre fría” a su hermano Hussein.

“Vi a mi esposo apoyado contra la pared y sabía que íbamos a morir en segundos … Le abracé para morir juntos”, recordó Saira Bibi Patel, otra de las víctimas que dieron su testimonio y que llegó a enviar mensajes de texto a sus hijos pidiendo ayuda.

La mujer, que en la actualidad vive en Australia junto a su hijo y su nuera, expresó que para ella “fue muy doloroso el sentirse tan inútil mientras miraba a mi alma gemela respirar su último aliento”.

Más vistas