Últimas 15minutos

Madre e hijo fallecieron en Nicaragua cuando un manatí golpeó el bote donde viajaban

Ninguno sabía nadar y no pudieron ser rescatados por los otros 4 ocupantes de la embarcación

Los viajeros se trasladaban de la comunidad de Sandy Bay, en la costa Caribe de Nicaragua, hacia La Cruz de Río Grande, para comercializar granos básicos (Pixabay/Michelle Raponi)

15 minutos. Una mujer y su hijo de 3 años murieron ahogados en un río de Nicaragua luego de que un manatí golpeó la embarcación en la que viajaban. Así lo informó este domingo la organización política a la que pertenecía la víctima.

Flor de Lina Jems, vicepresidenta del partido Ciudadanos por la Libertad en el municipio Desembocadura de Río Grande, en el este de Nicaragua, falleció ahogada junto a su niño en el Río Grande de Matagalpa. Ninguno sabía nadar y no pudieron ser rescatados por los otros 4 ocupantes de la lancha, detalló la organización política.

"La tragedia ocurrió cuando un manatí volcó el bote, donde viajaban 6 personas (…). El accidente ocurrió la madrugada del viernes", indicó el partido Ciudadanos por la Libertad.

Los viajeros se trasladaban de la comunidad de Sandy Bay, en la costa Caribe de Nicaragua, hacia La Cruz de Río Grande, para comercializar granos básicos, de acuerdo con la información.

Grande y pesado

El Río Grande de Matagalpa, uno de los más caudalosos del Caribe de Nicaragua, es uno de los hábitats del manatí en el país centroamericano.

El manatí (Trichechus manatus) es una especie considerada apacible. Sin embargo, un ejemplar puede medir 3 metros de largo y pesar más de 500 kilos. Esto es suficiente para provocar un accidente al menor roce con una pequeña embarcación, tal como ocurrió en Nicaragua, según fuentes especializadas.

De acuerdo con los datos oficiales, el Río Grande de Matagalpa cuenta con al menos 2 caños que sirven como área de reproducción del manatí, también llamado "vaca marina" en Nicaragua.

Los manatíes igualmente utilizan el Río Grande de Matagalpa como ruta de traslado para alcanzar la laguna de Toplok, donde suelen alimentarse.

El manatí, cuya especie es considerada en peligro de extinción en todo el mundo, está protegido en Nicaragua por una veda a perpetuidad.

Ver más