Últimas 15minutos

Guaidó aspira ser reelegido presidente de la Asamblea

Para poder continuar la pugna con el régimen de Maduro, debe conseguir la reelección como presidente de la AN.

Juan Guaidó se declaró presidente el pasado 23 de enero al considerar ilegítima la reelección en 2018 de Nicolás Maduro (EFE/Rayner Peña)

15 minutos. El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, prepara para este domingo su nuevo reto: una votación de la Asamblea Nacional (AN), en la que podría ser reelegido como su presidente, paso necesario para mantener el pulso con el régimen de Nicolás Maduro.

Durante este 2019, y con base en una lectura de la Constitución que Nicolás Maduro rechaza, Guaidó anunció su salto de la presidencia parlamentaria a la interina de la República.

Luego de esta decisión, 60 países reconocieron a Juan Guaidó, lo que le permitió mantener una tensión política que parecía desaparecida en Venezuela desde 2017.

Ahora, para poder continuar la pugna con el régimen de Maduro, debe conseguir la reelección como presidente de la AN.

Estas son las claves de la situación parlamentaria venezolana.

1.- Desafío de los votos

La última pugna desatada entre el régimen y la AN, gira en torno a los votos de los diputados.

Quienes apoyan a Guaidó denunciaron persecución contra los Parlamentarios, además de la compra de voluntades a fin de reducir el quórum para reelegirlo.

Finalmente, la AN aprobó una reforma del reglamento parlamentario que permite a los diputados que estén en el exterior "por motivos de persecución política u otra de fuerza mayor" votar de forma remota, lo que abrió la última pelea jurídica con el régimen.

Se necesita la presencia de la mitad más uno del total de los 167 diputados para que se lleven a cabo las sesiones.

2.- Pelea por la legitimidad

El Tribunal Supremo de Justicia declaró "la nulidad absoluta y carencia de efectos jurídicos" de la norma que iba a permitir votar a esos diputados en el exterior. Inmediatamente, la AN rechazó la decisión del TSJ.

Como parte de esa pugna, el Parlamento no reconoce los dictámenes del Supremo al alegar que está integrado por magistrados abiertamente a favor de Maduro, designados en un procedimiento exprés días antes de que la oposición tomará el control de la cámara.

Sin embargo, el TSJ considera que la AN está "en desacato" y por tanto las decisiones que toma no las considera legales.

A partir de ese no reconocimiento mutuo, creció una suerte de institucionalidad paralela con un TSJ "en el exilio", así como una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) compuesta solo por chavistas y que asumió buena parte de las labores propias de la AN.

3.- Desencuentro escala hasta la Presidencia

El último y hasta la fecha mayor pulso de institucionalidades llegó el pasado 23 de enero. Fue entonces cuando Guaidó anunciaba que asumía la Presidencia interina basado en el artículo 233 de la Constitución.

Dicho artículo recoge qué debe suceder si el presidente de Venezuela abandona el cargo y este es declarado por la Asamblea Nacional, algo que consideran sucedió al haber sido elegido Maduro en unas elecciones cuestionadas por oponentes y buena parte de la comunidad internacional.

Ahora y para mantenerse bajo esa premisa de presidente interino que desafía a Maduro, con el apoyo de la comunidad internacional, Guaidó debe ser reelegido.

4.- Operación alacrán

Bajo ese nombre denominan, quienes respaldan a Guaidó, una táctica bajo la que acusan a Maduro de intentar minar la reelección. Dicho plan incluye también la presunta compra de diputados, algo que podría hacer tambalearse el quórum.

Tan es así, que en Bogotá se reunirán parte de los diputados que se encuentran en el exterior para seguir la sesión de la AN y apelar finalmente al voto remoto.

De ser así, se abriría una nueva disputa legal que ahonde más las brechas jurídicas entre las partes.

5.- Las costuras

Mantener la cohesión en un grupo político como el de la oposición venezolana, que cuenta con tantos recovecos ideológicos como ambiciones personales abarca, ha sido uno de los grandes retos desde las elecciones legislativas.

En los últimos meses, y tras el bálsamo que supuso la llegada de Guaidó al liderazgo contra el régimen como presidente interino, se volvieron a ver las grietas en la cohesión de los grandes nombres que están en contra del chavismo.

Por si fuera poco, un supuesto caso de corrupción, cuya investigación parlamentaria no arrojará resultados hasta después de la elección del presidente de la AN, ha terminado de abrir auténticas grietas entre los diferentes partidos e intereses.

Con esos mimbres, Guaidó deberá hilar de nuevo una mayoría que se muestre sólida no solo frente al mundo, sino también y especialmente en el interior del país.

Más Vistas

Ver más