Últimas 15minutos

La Causa R propone ruta para retomar hilo constitucional en Venezuela

El partido político presentó 10 propuestas que permitirían la realización de elecciones libres y justas en el país

15 minutos. Tomando en cuenta la designación en condiciones irregulares de las nuevas autoridades electorales, este domingo el partido venezolano La Causa R, presentó un grupo de propuestas para guiar las acciones de la oposición ante la eventual realización de elecciones parlamentarias este año.

Más allá de su importancia habitual, las elecciones de la Asamblea Nacional (AN) -único poder reconocido por la comunidad internacional- son clave porque si la oposición no participa -como ha prometido- el diputado Juan Guaidó perdería la legitimidad constitucional en la que se sustenta su cargo de “presidente encargado”.

Obligación de todos

Como es caso habitual entre los partidos que se oponen al régimen venezolano, varios de sus líderes, entre ellos los diputados Américo de Grazia y Mariela Magallanes, debieron exiliarse fuera del país por el acoso y las amenazas en su contra.

Incluso, uno de sus dirigentes, el alcalde Alfredo Ramos fue destituido de forma ilegal en 2017 y pasó varios meses detenido en una de las cárceles de la policía política.

Magallanes, representante de Guaidó en Italia, dijo que la idea de la propuesta es “reforzar la estrategia de ruta del presidente Guaidó, quien según ella, estuvo al tanto de la iniciativa y la recibió con beneplácito”. 

Bajo el título de “propuestas para avanzar”, el decálogo de La Causa R se fundamenta en el artículo 333 de la Constitución que plantea la obligación de todos los venezolanos a restablecer la vigencia del texto constitucional.

En este sentido y en virtud de su apoyo a Guaidó, este domingo la organización publicó 10 propuestas que buscan reivindicar el poder de la Asamblea Nacional y el desconocimiento de las autoridades nombradas a dedo por el mandatario Nicolás Maduro, con el objetivo de restaurar por completo el poder en Venezuela en condiciones legítimas y democráticas.

Propuestas

La Causa R propone aprobar "con carácter de urgencia parlamentaria”, una Ley que “oriente las acciones que permitan el restablecimiento del hilo constitucional”.

Esa ley deberá establecer la continuidad del mandato de la Asamblea Nacional (AN) y desconocer la autoridad de la Asamblea Nacional Constituyente y de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia.

Una vez adelantado este paso, el primer objetivo del Parlamento sería nombrar unas nuevas autoridades del Consejo Nacional Electoral “de absoluta y comprobada independencia política”.

Como parte del desarrollo del escenario para la realización de unas elecciones justas, La Causa R propone que se desconozca “la ilegal medida de inhabilitación emanada del régimen” en contra de políticos y partidos de oposición.

Ya establecido un escenario justo, el partido plantea que “las elecciones presidenciales y parlamentarias se realicen de manera simultánea”, garantizando, como lo dicta la Constitución, “el derecho al voto universal, secreto y directo”.

Por último, pide que organismos multilaterales como la OEA, la ONU y la UE, “acompañen el proceso de restitución del hilo constitucional”.

Con opción de jonrón

El propósito fundamental del decálogo, enfatiza el diputado de la Causa R Américo De Grazia, es “tratar de mantener el barco de la legitimidad de la AN a flote, que sea reconocida hasta que se reponga el hilo constitucional”.

Con una visión optimista, el diputado explica que en este momento, luego de la designación de las nuevas autoridades electorales, para que la Asamblea Nacional pueda mantener su legitimidad debe jugar a un ritmo propio, distinto al del régimen. “Nos la pusieron para botarla de jonrón, si no lo hacemos es porque somos malos jonroneros”.

Dada la inminencia de las elecciones parlamentarias propuestas por el régimen, la iniciativa de La Causa R se basa en el principio de continuidad administrativa, que plantea la continuidad en sus cargos de los diputados, autoridades y funcionarios hasta que se realicen elecciones libres. El mismo no aplica al presidente de la República porque no existe un vacío de poder. En este caso la Constitución nacional plantea que el cargo sea ocupado por el presidente de la AN.

¿Hubo omisión?

El principal argumento del Gobierno de Maduro para otorgar al Tribunal Supremo de Justicia la potestad de elegir a los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) fue la supuesta omisión de esa responsabilidad por parte del Parlamento.

De Grazia niega esa versión y afirma que los rectores elegidos por la AN en diciembre del 2016 aún tienen sus plazos vigentes y que el acuerdo al que habían llegado con el Gobierno -frente a los ojos de comunidad internacional- era que tanto ellos como la oposición iban a proponer dos rectores y un quinto sería escogido por consenso.

"Eso fue lo acordado, pero no lo ejecutado ¿Tú te imaginas a un CNE transparente (...) que diga: Señores está planteada una elección presidencial y todos están habilitados? Ese riesgo ellos (el Gobierno) decidieron no correrlo y por eso entonces optan por esta puesta en escena en los últimos momentos".

Crear nuevos escenarios

Ante la posibilidad real de que la propuesta se concrete, De Grazia dice que “la peor diligencia es la que no se hace” y aunque considera que “sí es viable”, más allá de que se materialice, enfatiza que su importancia radica en que “te permiten tomar la iniciativa”

Como argumento adicional añade que “una de las grandes habilidades en política es construir escenarios. Si no lo sabemos hacer, ya el fracaso es nuestro”.

¿Ingenuidad de la oposición?

El diputado reconoce uno de los errores de una parte de la oposición ha sido enfrentar al régimen como si se tratara de un Gobierno fallido. “Por mi parte, sé que estamos enfrentando, desde (Hugo) Chávez, con una organización criminal”.

Considera que permitir el regreso del Gobierno a la Asamblea, cuyo objetivo principal era crear el marco para la realización de elecciones libres, no fue tanto por ingenuidad de la oposición, sino de la Unión Europea, con quien el régimen se había comprometido a cumplir ese acuerdo.

“Ahora es la Unión Europea la que se está dando cuenta quién es el que le está metiendo una patada a la mesa; quién le dio una patada a la mesa de negociación de Noruega, de República Dominicana”.

Sobre las críticas que en los últimos meses ha recibido Guaidó y la oposición a Maduro por la supuesta falta de logros concretos, el diputado dice que la proclamación del líder del partido Voluntad Popular y su posterior reconocimiento, las sanciones impuestas contra el régimen de Maduro y el desconocimiento a su legitimidad por parte de la comunidad internacional no ha sido por magia sino por un trabajo político arduo.

Añade que la razón principal de que aún no hayan derrocado al régimen de Maduro “no es una obra de magia, es una obra criminal (…) La tenemos más difícil que Colombia enfrentando a Pablo Escobar porque él nunca llegó a ocupar la Casa de Nariño” y el resto de las instituciones del Estado.

49 años de lucha

La Causa R basa sus principios políticos en lo que su fundador -Alfredo Maneiro-  llamaba la “democracia radical” (de allí la R de su nombre), que no es otra cosa que una profundización de las bases populares de la democracia.

Pese a que en sus inicios fue un partido de izquierda, han evolucionado con una postura más liberal y de centro. Nunca mostró apoyo alguno al chavismo y por el contrario siempre formó parte de las coaliciones opositoras que surgieron durante los últimos 20 años para hacer frente a su autoritarismo.

Desde su fundación (1971), la influencia del partido siempre estuvo muy ligada a los trabajadores y al sector sindical, sobre todo en el estado Bolívar, el más grande del país y de una importancia estratégica por sus recursos naturales, su industria minera y por albergar la central hidroeléctrica que abastece de electricidad a gran parte del país.

El partido La Causa R obtuvo sus victorias nacionales más importantes de la mano de su cara más reconocible, Andrés Velásquez, quien fue el primer gobernador electo de Bolívar. Posteriormente fue reelecto con más del 70 % de los votos 

Aprovechando su buen momento, Velásquez decidió lanzarse como candidato a la presidencia en 1992, donde obtuvo el cuarto lugar. Pero más allá, de los números concretos, esa elección quedó marcada en el imaginario nacional por el mito de que al exgobernador de Bolívar le fueron robadas las elecciones por Rafael Caldera, miembro legendario del establishment político y quien finalmente repitió en la presidencia del país.

Más Vistas

Ver más