Últimas 15minutos

Lula y Bolsonaro madrugaron para votar en las elecciones presidenciales

Más de 150 millones de brasileños están citados este domingo para dirimir uno de los comicios más polarizados que se recuerdan en el país

"El país necesita recuperar el derecho de ser feliz. Queremos un país que viva en paz", afirmó el exmandatario (EFE/Fernando Bizerra)

15 minutos. El presidente de Brasil Jair Bolsonaro y el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva ya depositaron sus votos en las elecciones presidenciales que celebra este domingo el país sudamericano con el antiguo presidente como favorito.

Tras depositar su papeleta en un colegio de Río de Janeiro, Bolsonaro se mostró convencido de que se llevará la victoria en primera vuelta sobre Lula y que las elecciones se desarrollarán sin problemas.

"Estoy seguro de que serán unas elecciones limpias y que ganaremos con el 60 % de los votos". Así lo aseguró en comentarios recogidos por Estadao.

Por su parte, Lula hizo acto de presencia en el colegio electoral de la Escuela Firmino Correia de Araújo, en Sao Bernardo do Campo, en Sao Paulo. Tras la votación, Lula acompañará el recuento de votos en un hotel de la región central de la capital paulista.

"Ser feliz"

"El país necesita recuperar el derecho de ser feliz. Queremos un país que viva en paz, con esperanza y que crea en el futuro", declaró Lula a periodistas después de votar en la escuela, a la que llegó 13 minutos después de que abrieran los colegios electorales en el país.

Lula dijo que son las elecciones "más importantes" para él, quien gobernó durante 2 mandatos, entre 2003 y 2010, después de haber perdido las elecciones en 1989, 1994 y 1998.

"En 2018 no pude votar porque estaba preso, víctima de una mentira, y 4 años después estoy votando con reconocimiento de mi total libertad y la posibilidad de volver a ser presidente de este país y que vuelva a la normalidad", agregó Lula. El exmandatario permaneció en la cárcel durante 580 días por 2 condenas de corrupción, posteriormente anuladas por el Tribunal Supremo.

Aceptar los resultados

Más de 150 millones de brasileños están citados para dirimir una de las elecciones más polarizadas que se recuerdan en el país. Pero, al mismo tiempo, una con los resultados previsiblemente más claros, según han ido revelando las encuestas que desde hace meses no han cuestionado la victoria del expresidente Lula, quien podría incluso vencer en primera vuelta.

Desde que el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) recuperó sus derechos políticos tras ser anuladas sus condenas, no ha habido sondeo que no le haya puesto de nuevo en el Palacio del Planalto 12 años después.

Consciente de ello, el aspirante a la reelección por el Partido Liberal (PL), Bolsonaro, centró su campaña en poner en duda el sistema electoral brasileño. También se esforzó en recordar el pasado con la Justicia de su rival; al tiempo que hacía frente a una pronunciada caída de su popularidad, siempre en entredicho, aunque todavía más tras su gestión de la pandemia.

Brasil decidirá su futuro en un momento en el que tiene que lidiar con índices récord de inflación y una desigualdad de tiempos anteriores. Asimismo, con el desempleo y los estragos de la pandemia, mientras existe el temor de que Bolsonaro no reconozca los resultados de las elecciones. Ha estado apelando en numerosas ocasiones al Ejército y poniendo en duda al Tribunal Supremo.

Ver más