Últimas 15minutos

¿Lo sabías? Hay canciones para combatir el desánimo pandémico

"I Will Survive", "Here Comes The Sun" y "Roar" son algunas de las canciones recomendadas para lidiar con la desesperanza en esta pandemia

"Roar" de Katy Perry es una de las canciones de empoderamiento más famosas de la última década (James Ross/EFE)

15 minutos. La música redobló en estos días de encierro su carácter de refugio emocional y granero de optimismo. Para sobrellevar las horas de hastío y proyectar un escenario libre de la pandemia por coronavirus, he aquí 25 canciones contra la desesperanza.

Resistiré, del Dúo Dinámico: himno de los conciertos en los patios vecinales, nació por una frase de Camilo José Cela, "El que resiste, gana".

I Will Survive, de Gloria Gaynor: revitalizado en estos días por su intérprete para ejemplificar con su estribillo la duración correcta del lavado de manos. Existe una versión de Azúcar Moreno.

Sobreviviré, de Mónica Naranjo: a partir de Fiume Azzurro de Mina, Naranjo creó esta oda a la dura vida de las prostitutas, producida por Phil Manzanera.

Holding Out For A Hero, de Bonnie Tyler: de la banda sonora de la película Footloose. Esta canción encarna el paradigma de "torch song", es decir, temas románticos que hablan de sobreponerse a la crisis y ondear la bandera del amor.

I'm Gonna Win, de Foreigner: el arranque de este corte parece creado para afrontar este trance: "Another dark night, in the city / And my prospects lookin' thin / The survival, of the fittest / Is the law, in the world that I live in" (Otra noche oscura, en la ciudad / Y mis perspectivas se ven escasas / La supervivencia del más apto / Es la ley, en el mundo en el que vivo).

Here Comes The Sun, de The Beatles: experto en elevar la esperanza, George Harrison escribió esta canción tras un año aciago.

I Won't Give Up, de Jason Mraz: uno de los mayores éxito del autor estadounidense habla de no ceder en alcanzar los sueños.

Don't Stop, de Fleetwood Mac: la coletilla de la canción escrita por Christina McVie lo dice todo: "No dejes de pensar en el mañana".

I'm Still Standing, de Elton John: la respuesta del británico al dominio de los nuevos géneros musicales en los años 80 fue esta canción sobre revolverse frente a la irrelevancia.

Eye Of The Tiger, de Survivor: si el nombre del grupo no fuese suficientemente oportuno, este tema empujó a Rocky III a la gloria.

We Will Rock You, de Queen: Brian May escribió esta antesala del triunfo, todo una introducción a We Are The Champions.

People Have The Power, de Patti Smith: canto a la unidad del pueblo por un bien común, como la demostrada en las iniciativas vecinales.

Fighter, de Christina Aguilera: inspirada por November Rain de Guns N'Roses, esta fusión de R&B y rock and roll es un tema de empoderamiento personal.

Stronger (What Doesn't Kill You), de Kelly Clarkson: esta canción convierte en estribillo el extendido dicho popular: "Lo que no te mata, te hace más fuerte".

Times Like These, de Foo Fighters: Dave Grohl la escribió durante un período de incertidumbre personal y de zozobra con su banda ante la grabación del cuarto álbum, One By One.

Heroes, de David Bowie: coescrita con Brian Eno, ilustra el amor entre dos amantes separados por el muro de Berlín.

Redemption Song: está inspirado en el discurso panafricanista del orador Marcus Garvey "The Work That Has Been Done". Se trata de un canto por la unidad escrito cuando su autor ya sufría el cáncer que acabó con su vida.

Survivor, de Destiny's Child: coescrito por Beyoncé durante el aparatoso cambio de formación de la "girl band", lo concibió como una forma de dejar atrás la negatividad.

Shake It Out, de Florence + The Machine: esta canción se escribió durante una resaca, por ello versa sobre "ver la luz al final del túnel".

Believer, de Imagine Dragons: la resistencia frente al dolor que sufre su líder, Dan Reynolds, a causa de una enfermedad crónica reumática.

Mr. Brightside, de The Killers: también Brandon Flowers se apuntó a la estrategia del lavado de manos con el corte más famoso de su banda.

Better days, de Bruce Springsteen: ¿qué sería de un mundo sin el "Boss" para iluminar los tiempos aciagos?

Dont Stop Believin', de Journey: un riff memorable de guitarra da paso a la canción de mayores ventas digitales del pasado siglo.

Strong Enough, de Cher: definido como el I Will Survive de esta diva, supuso la resurrección de su carrera a finales del siglo pasado.

Roar, de Katy Perry: definido por sus autoras como un "recomponte y tira hacia delante", es una canción de empoderamiento femenino tan poderoso que trasciende géneros.

Ver más