Últimas 15minutos

Wisconsin declara el estado de emergencia para contener disturbios

El abogado Ben Crump, que representa a la familia Blake, señaló que Jacob continúa ingresado en cuidados intensivos y que necesitará someterse a más operaciones

El caso de Jacob Blake se produce en un momento en que el país registraba todavía protestas por el asesinato de George Floyd (EFE / Tannen Maury)

15 minutos. Tony Evers, gobernador del estado de Wisconsin, en el noreste de Estados Unidos, declaró este martes el estado de emergencia después de que varios comercios del condado de Kenosha sufrieran saqueos en el marco de los disturbios registrados después de que un hombre negro recibiera siete disparos por la espalda a menos de un agente de Policía.

En el que resultó el segundo día consecutivo de disturbios en Wisconsin, Evers desplegó unos 250 agentes de la Guardia Nacional.

Sin embargo, condenó lo sucedido en Wisconsin y pidió "no permitir que continúe el ciclo de racismo e injusticia sistemático" en el país.

Aseveró que "no se puede seguir en la senda del daño y la destrucción". El afroamericano, identificado como Jacob Blake, habría sufrido una parálisis de cintura para abajo a causa de las heridas.

No obstante, se desconoce por el momento si esta condición es irreversible, tal y como explicó su padre a la cadena CNN.

El abogado Ben Crump, que representa a Blake, señaló a la cadena de televisión ABC News que éste continúa ingresado en cuidados intensivos y que necesitará someterse a más operaciones.

¿Existe el racismo en EEUU?

Los disparos contra Blake, de 29 años, que se encontraba frente a sus tres hijos cuando se produjo el incidente, provocaron una nueva ola de manifestaciones en ciudades de todo el país, desde Nueva York, pasando por Portland, hasta Oregón.

El caso se produce en un momento en que el país registraba todavía protestas por el asesinato de George Floyd a menos de la Policía el 25 de mayo.

Este mismo martes, Durante la Convención Republicana de cara a las elecciones presidenciales de noviembre, la antigua gobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley atribuyó a una "moda" entre los demócratas "decir ahora que Estados Unidos es racista".

"Esto es una mentira. Estados Unidos no es un país racista", aseveró el senador Tim Scott, el único republicano negro en la Cámara Alta. Para él, su familia ha ido del "algodón al Congreso en una sola generación".

Más Vistas

Ver más