Últimas 15minutos

Supremo desestimó una ley que restringía el aborto en Luisiana

De haberse aprobado la normativa, el estado se habría quedado con una sola clínica de aborto y un reducido número de médicos

La ley de Luisiana era muy similar al estatuto de Texas que el Supremo anuló en 2016 (EFE/EPA/Jim Lo Scalzo)

15 minutos. Este lunes, el Tribunal Supremo de Estados Unidos (EEUU) declaró inconstitucional una ley que habría minimizado el acceso al aborto en Luisiana. Se trata de un duro golpe a la campaña de múltiples estados conservadores del país para restringir este procedimiento médico, que es legal en EEUU desde hace casi medio siglo.

Con este fallo, la ley -que habría dejado con una sola clínica de aborto a Luisiana-, quedó revocada. El magistrado conservador y presidente del Sipremo, John Roberts, se unió al voto de los liberales.

La ley de Luisiana era muy similar al estatuto de Texas que el Supremo anuló en 2016.

"La doctrina legal stare decisis ("defender las cosas decididas") nos exige, en ausencia de circunstancias especiales, que tratemos casos similares por igual (...). La ley de Luisiana impone una carga sobre el acceso al aborto tan grave como la impuesta por la ley de Texas. Por lo tanto, la ley de Luisiana no puede sostenerse bajo nuestros precedentes", escribió Roberts, señaló el canal Univision.

Asimismo, Roberts detalló que "al igual que la ley de Texas, la ley de Luisiana requiere que los médicos que realizan abortos tengan privilegios de admisión activa en un hospital ubicado a no más de 30 millas del lugar donde se realiza el aborto".

Implicaciones del aborto en Luisiana

"Después de un juicio de 6 días, el Tribunal de Distrito determinó que la ley de Luisiana 'daría como resultado una reducción drástica en el número y la distribución geográfica de los proveedores de abortos", prosiguió el juez, según Univisión.

"La ley reduciría el número de clínicas de 3 a '1, o como máximo 2', y el número de médicos que realizan abortos de 5 a '1, o como máximo 2'. Por lo tanto, paraliza la capacidad de las mujeres para abortar en Luisiana".

La decisión fue la primera relacionada con el aborto en el Supremo desde que se sumaron a la corte dos jueces conservadores, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh. Los mismos que el presidente, Donald Trump, seleccionó en buena parte debido a su oposición a ese derecho reproductivo.

Aunque ambos votaron a favor de la ley de Luisiana, se quedaron en minoría porque Roberts se sumó a los 4 jueces progresistas para declarar inválida esa legislación.

Ver más