Últimas 15minutos

Manifestantes corrieron a Jacob Frey por rechazar la abolición total de la Policía

En todo el país, las llamadas para eliminar, reducir o abolir los departamentos de seguridad han ganado nueva fuerza desde el crimen contra George Floyd

La escena, evidentemente, saltó a las redes sociales, en un momento en el que aumenta la presión de la ciudadanía por lograr cambios profundos en los cuerpos de seguridad (EFE/Enric Fontcuberta)

15 mnutos. "¡Vete a casa, Jacob, ve a casa!". "¡Qué vergüenza! ¡Vergüenza!". Con estas palabras, un grupo de manifestantes echó al alcalde de Mineápolis, Jacob Frey, después de que se negara a comprometerse con la desmantelación total del departamento de Policía de la ciudad. Así lo recogió el diario The New York Times.

La escena, evidentemente, saltó a las redes sociales, en un momento en el que aumenta la presión de la ciudadanía por lograr cambios profundos en los cuerpos de seguridad del Estado. Todo ello, a raíz del asesinato del afroamericano, George Floyd, a manos de policías el pasado mes de mayo.

Quizás por primera vez, Jacob Frey, de 38 años de edad, tuvo que enfrentar cara a cara los reclamos de decenas de manifestantes este sábado. El alcalde de Mineápolis es abogado de derechos civiles y asumió el cargo en 2018, con la promesa de mejorar la relación entre la comunidad y la Policía.

En todo el país, las llamadas para eliminar, reducir o abolir los departamentos de Policía han ganado nueva fuerza desde el crimen contra Floyd.

Medidas en Mineápolis

De hecho, el Ayuntamiento de Mineápolis aprobó el pasado viernes una orden que, entre otras cosas, prohíbe a la Policía hacer uso de la técnica de los estrangulamientos durante las detenciones.

Casi dos tercios de las personas a las que la Policía de Minéapolis ha inmovilizado por el cuello desde 2012, un total de 428, eran de raza negra. Así lo reflejó un estudio de la CNN elaborado con datos del propio Departamento de Policía de la ciudad.

También el agente Derek Chauvin la usó con George Floyd y le causó la muerte como consecuencia de "la sumisión, la restricción y la compresión del cuello", según la autopsia oficial.

Esta cifra significa que el procedimiento en cuestión, que está restringido o prohibido en muchos departamentos de Policía en Estados Unidos (EEUU), se ha usado en promedio casi una vez a la semana en Mineápolis desde ese período. Además, el 14 % de estas 428 personas, un total de 58, perdieron la consciencia después de que los agentes les inmovilizaran por el cuello.

Asimismo, la orden exige a la Policía de Mineápolis, ubicada en el estado de Minesota, que informe e intervenga si un agente utiliza esta técnica. Al mismo tiempo, la orden, a la que tuvo acceso la cadena de televisión CNN, exige que el jefe de la Policía de Mineápolis autorice el uso de armas de control de multitudes, como balas de goma y gases lacrimógenos.

Por último, el texto aprobado, que es temporal y necesitará la ratificación de un juez para entrar en vigor, ordena que se impongan las medidas disciplinarias oportunas. Incluso, permite auditorías civiles de las imágenes procedentes de las cámaras corporales de los agentes.

"Este es un momento en el que podemos cambiar totalmente la manera en la que opera nuestro Departamento de Policía", dijo el propio Jacob Frey el viernes. Admitió que en el pasado hubo dificultades para llevar a cabo cambios de esta naturaleza y ahora, finalmente, puede hacerse "bien".

En Nueva York también

En cuanto a Nueva York, el gobernador del estado, Andrew Cuomo, anunció la misma medida. Se trata de una agenda de reformas que quiere emprender con la muerte de Floyd y el "patrón continuo de brutalidad policial" contra comunidades minoritarias en todo el país como telón de fondo.

Cuomo especificó que llevará a cabo el cambio en estas políticas la próxima semana. Asimismo, dijo que quiere prohibir y convertir en delito los "falsos informes basados en la raza" del 911. Además, pretende designar al fiscal general de Nueva York como un fiscal independiente para los asuntos relacionados con las muertes de civiles desarmados causadas por las fuerzas de seguridad.

"La muerte del señor Floyd fue el punto de ruptura de una larga lista de muertes que fueron innecesarias y abusivas. Las personas están diciendo basta, debemos cambiar y debemos acabar con este abuso". Así lo indicó Cuomo en rueda de prensa.

A juicio del gobernador, "detener el abuso policial reivindica a la abrumadora mayoría, el 99,9 %, de la Policía que quiere hacer lo correcto". "Restaura la seguridad, el respeto y la confianza", agregó. A su juicio, Nueva York "debería estar a la vanguardia de este movimiento".

Ver más