Últimas 15minutos

Hizbulá pide la expulsión de las tropas de EEUU

Hasan Nasralá acusó al ejército estadounidense de matar a Soleimaní y Al Mohandes, por eso "pagarán el precio"

El líder de Hizbulá pronosticó que cuando las tropas de EEUU salgan de la región, "los sionistas cogerán sus maletas y se irán" (Abedin Taherkenareh/EFE)

15 minutos.  El líder del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Nasralá, consideró que el "castigo justo" por la muerte de Qasem Soleimaní es la expulsión de las tropas de EEUU de la región de Oriente Medio.

"La respuesta a la sangre de Soleimaní y Al Mohandes debe ser la expulsión de las fuerzas estadounidenses de la región", afirmó el clérigo en referencia también a Abu Mahdi al Mohandes, vicepresidente de la agrupación de milicias iraquíes Multitud Popular, que pereció junto al comandante de la Fuerza Quds.

En un discurso dirigido a sus seguidores y retransmitido en una gran pantalla en los barrios sureños de Beirut, Nasralá acusó al Ejército de EEUU de matar a Soleimaní y Al Mohandes, por eso "pagarán el precio".

"Quiero ser muy claro, no nos referimos a ciudadanos estadounidenses. Hay muchos estadounidenses en nuestra región. No queremos atacarlos, no es correcto hacerles daño. Atacar a civiles estadounidenses en cualquier lugar sirve a los intereses de Trump".

Hasan Nasralá

Pero el líder chií sí nombró todas "las bases militares estadounidenses, navíos militares, todos los oficiales y soldados estadounidenses en nuestros países" árabes.

Asimismo, el líder de Hizbulá pronosticó que cuando las tropas de EEUU salgan de la región, "los sionistas cogerán sus maletas y se irán". Por lo tanto no será necesaria "una batalla contra Israel", en referencia a su gran enemigo y vecino, al que se enfrentó en el pasado.

"Estoy feliz por Qasem Soleimaní. Ha alcanzado su descanso justo. No estamos enfadados. Estamos diciendo que su sangre pura es una oportunidad para expulsar a EEUU de la región, incluso si hay consecuencias".

Advertencia de su muerte

El clérigo relató que se encontró en año nuevo con Soleimaní en Beirut, adonde fue a visitarlo antes de dirigirse a Damasco, y le advirtió que EEUU "iba detrás de él".

Desde Damasco Soleimaní voló a Bagdad y, al abandonar el aeropuerto, fue blanco de un bombardeo con drones pasada la medianoche.

Soleimaní era el encargado de las operaciones fuera de Irán de los Guardianes de la Revolución y estuvo presente sobre el terreno en Siria y en Irak, supervisando a las milicias respaldadas por Teherán en ambos países.

Ver más