Últimas 15minutos

Censo 2020 de EEUU comienza en un pequeño pueblo de Alaska

La inauguración temprana del conteo de población en Toksook Bay refleja el esfuerzo del Gobierno por llegar a los sitios más apartados

Está programado que el director del Censo, Steven Dilingham, llegue en avioneta para asistir a una ceremonia (Cortesía Flickr)

15 minuto. En un pequeño pueblo de Alaska, donde viven unas 650 personas, comenzó este martes el Censo 2020 en el país, que determinará, por una década, la distribución de representantes en el Congreso, de delegados en el Colegio Electoral y de miles de millones de dólares en programas del Gobierno federal para educación, vivienda, alimentos y obras públicas.

Aunque por primera vez la mayor parte del censo se llevará a cabo por vía digital, en Toksook Bay, a orillas de la bahía Kangirlvar, al oeste de Alaska, el conteo de este poblado de pescadores se hará al estilo tradicional, con funcionarios de la Oficina del Censo que visitarán a los locatarios en sus coloridas casas.

Está programado que el director del Censo, Steven Dilingham, llegue en avioneta para asistir a una ceremonia en el gimnasio de la Escuela Nelson Island donde los lugareños marcarán la ocasión con un Yup'ik, la danza tradicional de la tribu Nunakauyarmiut acompañada por tamboras.

Esfuerzo del Gobierno

La inauguración temprana del conteo de población en Toksook Bay refleja el esfuerzo del Gobierno por llegar a los sitios más apartados desde las ciudades y estados donde reside la mayor parte de una población que este martes se calcula en unos 330 millones de personas.

Desde que Alaska se convirtió en el cuadragésimo noveno estado de la Unión en 1959, la Oficina del Censo inició el conteo de población en las localidades más apartadas en enero, cuando el suelo helado facilita el desplazamiento de los funcionarios encargados de la tarea.

En este mes, la temperatura promedio en la región es de 11 grados Celsius bajo cero, pero en cuanto se aproxima la primavera y comienza el deshielo el terreno se torna pantanoso y los pobladores de Toksook Bay se dispersan en expediciones de caza y pesca.

Para el resto de los residentes en el país, el censo será una realidad a partir del 1 de abril, cuando cada hogar habrá recibido una invitación para participar en el conteo, y las respuestas podrán hacerse en internet, por teléfono o remitiendo por correo el formulario de papel.

Campaña de educación pública

La semana pasada, la Oficina del Censo confirmó que ya se imprimieron más de 120 millones de formularios para responder en papel al cuestionario, y lanzó una campaña de educación pública que incluye materiales impresos y audiovisuales en 59 idiomas, con la esperanza de que "nadie quede sin contar".

A comienzos de enero, los portavoces de algunos grupos latinos declararon ante el Congreso que muchos hispanos ven con "desconfianza y temor" el censo, que por mandato constitucional se lleva a cabo cada 10 años en Estados Unidos.

El año pasado, el presidente Donald Trump hizo un intento por incluir en los cuestionarios del censo una pregunta acerca de la ciudadanía de quienes responden, una medida que fue querellada ante los tribunales.

Postergar el censo

Después de que el Tribunal Supremo de Justicia dictaminara que la pregunta no debía incluirse en los formularios, Trump indicó que consideraba postergar el censo por primera vez en la historia del país.

La pregunta sobre la ciudadanía de los censados no está incluida en el cuestionario pero aún así muchos inmigrantes temen que los datos que den a la Oficina del Censo se usen para otros fines.

La campaña de educación pública destaca en sus materiales en español que "por ley la Oficina del Censo no puede compartir información alguna que lo identifique a usted, su hogar o su negocio, ni siquiera con la policía".

"La ley asegura que su información personal nunca se publicará y que sus respuestas no pueden usarse en su contra en algún tribunal o agencia gubernamental", añade.

Este énfasis es muy relevante para los latinos, que conforman la minoría étnica más numerosa del país y entre quienes se calcula hay unos 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Según el censo de 2010, cuando la población de EEUU era de 308,7 millones de personas, un total de 50,1 millones (16 % del total) eran de origen latino y una década antes había en el país 35,3 millones de hispanos, el 13 % de la población total.

Ver más