Últimas 15minutos

Amnistía Internacional denuncia violencia policial en protestas de BLM

La organización reveló que los agentes hicieron uso "reiterado" de la fuerza física y de sustancias químicas irritantes como primer recurso contra manifestantes pacíficos

El investigador de AI Estados Unidos Justin Mazzola criticó que "la Administración de Trump está redoblando actualmente su represión al estilo militar" (Ringo Chiu/ZUMA Wire/DPA)

15 minutos. Amnistía Internacional (AI) denunció 125 incidentes de violencia policial contra manifestantes, personal sanitario, periodistas y miembros de equipos de observación judicial registrados en las protestas antirracistas de Estados Unidos, enmarcadas en el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan).

Así lo informó en su informe El mundo está mirando: violaciones masivas de los derechos de los manifestantes de Black Lives Matter. En este precisó que los incidentes se registraron en 40 estados y el Distrito de Columbia entre mayo y junio.

El informe, basado en más de 50 entrevistas realizadas por AI, pone de relieve las experiencias de varias personas en el contexto de las protestas contra la violencia policial y el racismo, desatadas tras la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la Policía en Mineápolis. Según destacó AI, se trata del análisis de Derechos Humanos de violencia policial contra manifestantes "más completo hasta la fecha".

Tácticas innecesarias

La organización reveló que los organismos hicieron uso "reiterado" de la fuerza física y de sustancias químicas irritantes como primer recurso contra manifestantes pacíficos. También se cometieron violaciones de los derechos de las personas durante arrestos y detenciones.

En concreto, entre el 26 de mayo y el 5 de junio de 2020, Amnistía Internacional documentó al menos seis incidentes en los que la Policía usó porras y 13 de uso de proyectiles de impacto cinético como granadas de esponja y balas de goma en 13 ciudades de Estados Unidos.

También encontró "numerosos casos de uso innecesario" de gas lacrimógeno y aerosoles de pimienta como primer recurso para dispersar grandes grupos de manifestantes pacíficos: 89 casos de uso específico de gas lacrimógeno en ciudades de 34 estados y 21 incidentes de uso ilegítimo de aerosoles de pimienta en 15 estados y en el Distrito de Columbia.

"Estas tácticas innecesarias y excesivas fueron empleadas también contra personal médico, miembros de equipos de observación judicial y representantes de medios de comunicación", subrayaron.

AI puso de relevancia que el uso de gas lacrimógeno durante la pandemia de COVID-19 es especialmente irresponsable. "Mientras los manifestantes salían a la calle con mascarillas, la Policía disparaba gas lacrimógeno y aerosoles de pimienta, aumentando el riesgo de problemas respiratorios", criticaron.

De hecho, el investigador de AI Estados Unidos Justin Mazzola criticó que "la Administración de Trump está redoblando actualmente su represión al estilo militar contra quienes protestan".

"Los actos del presidente Trump representan un callejón sin salida hacia el autoritarismo y deben cesar inmediatamente", agregó.

Recomendaciones

AI pidió al Congreso estadounidense que apruebe la Ley de Protección para nuestros Manifestantes (HR 7315). La organización reclamó también que todos los organismos revisen sus políticas sobre la actuación policial en las protestas y cumplan las normas de Derechos Humanos.

Además, recomendaron que el Departamento de Justicia y los fiscales generales de cada estado investiguen de forma "efectiva, imparcial y sin demora" todas las denuncias de violaciones de Derechos Humanos a manos de agentes de Policía durante reuniones públicas, incluido el uso ilegítimo de la fuerza.

Así, deben lograr que todos los que sean hallados responsables, mandos incluidos, rindan cuentas en procedimientos penales o disciplinarios. De hecho, ofrecerían a las víctimas pleno acceso a la reparación al mismo tiempo, reclamó Amnistía Internacional.

Ver más