Últimas 15minutos

Qué se oculta detrás del nocaut más rápido en la historia del boxeo femenino

MIranda Adkins comenzó a boxear intentando olvidar la muerte de su madre y el pasado fin de semana casi encuentra la suya en una pelea que duró solo 7 segundos

La pelea de Miranda Adkins contra Seniesa Estrada podría significar su último combate (Facebook Carden Combat Sports)

15 minutos. ¿Alguna vez han imaginado qué pasaría si colocan a un amateur a pelear contra un boxeador profesional? Eso fue lo que ocurrió el pasado fin de semana en un combate en el que se registró el nocaut más rápido en la historia del boxeo femenino.

La pelea enfrentó a la experimentada boxeadora Seniesa Estrada, de 28 años, con récord perfecto en 19 combates, contra Miranda Adkins, quien a sus 42 años solo acumula 6 confrontaciones.

Seniesa, alias "Super Bad", noqueó a Adkins apenas a siete segundos de haber comenzado el combate.

Adkins quedó desmayada sobre la lona mientras su rival la veía con perplejidad desde su esquina.

El experto en boxeo Frankie Piñero criticó que se hubiese organizado una pelea con semejante disparidad competitiva y llamó ineptas a las autoridades locales y mundiales del deporte.

Piñero alertó que este "bochornoso evento" pudo haber terminado en una "desgracia".

El oficial ejecutivo de la Comisión Atlética del estado de California, Andy Foster, dijo en una entrevista a ringtv que "si tuviera que hacerlo de nuevo, no aprobaría esa pelea".

Alejarse de la muerte

Miranda Adkins, oriunda de Topeka (Kansas), no es una boxeadora de carrera. Su trayectoria en los combates comenzó hace tres años de manera circunstancial luego de sufrir un momento muy duro en su vida.

En 2016 perdió a su madre por un cáncer de ovario, según relató en una entrevista a la página Women of Boxing.

Ese mismo año los doctores le dijeron a Miranda que poseía una rara mutación genética (BRCA) que la hacía susceptible de padecer cáncer de mama y ovario.

Esta orgullosa madre de dos hijos -e incluso abuela-, que pelea con la palabra "Mom" en la cintura de su pantalón corto, accedió a hacerse una histerectomía completa de emergencia.

Una semana antes de morir, su madre, a quien consideraba su "mejor amiga", le dijo: No importa qué, haz las cosas que siempre has querido hacer ahora, la vida es muy corta para esperar. "Le respondí que solo haría eso", comenta Miranda.

Seis meses después comenzó a entrenar en artes marciales mixtas y Jujitsu. "Fue extremadamente terapéutico para mí (...) Me dio una salida a mi dolor emocional y me ayudó a ser mejor en mi carrera".

Miranda laboraba como trabajadora social en un hospital donde ayudaba a las personas con terapias de salud mental. Reconoció que trabajar allí se le hizo "difícil" a raíz de la muerte de su madre.

Del entrenamiento a los combates

Miranda Adkins adoptó la recomendación de su madre como su lema de vida y no se conformó solo con entrenar.

Durante ese primer año participó en dos peleas amateur de artes marciales mixtas. Perdió ambas, pero se sintió satisfecha de haber completado los 3 asaltos.

Luego, por razones que no aclara, pasó al kickboxing y en esta disciplina también pudo terminar 3 combates para aficionados. "Lo disfruté. Gané mi primera pelea a los 40 años".

En junio de 2017 comenzó a boxear y le costó encontrar rivales amateur que correspondieran con su estatura (5'1) y peso (112-115 libras).

En ese momento le aconsejaron que si se convertía en boxeadora profesional podía tener más posibilidades de hallar un contrincante.

Invicta contra cualquiera

Antes de enfrentarse contra Seniesa Estrada, Miranda había participado en cinco peleas -dos de ellas con la misma rival- y todas las había ganado por nocaut técnico.

Pero ¿cómo es posible que una boxeadora -que según Franklin Piñero, ni siquiera sabía colocarse en guardia- hubiese ganado cinco enfrentamientos de manera contundente?.

Todas sus contrincantes fueron debutantes. Dos de ellas no volvieron a pelear jamás y las otras dos tuvieron dos combates más. Ninguna obtuvo una sola victoria.

Presentación de la pelea de Miranda Adkins y Shania Ward (Carden Combat Sports)

Luego de sus dos primeras victorias, Miranda dijo que su meta a largo plazo era pelear nada más y nada menos que contra Marlen Esparza, la primera boxeadora estadounidense en clasificar a unos Juegos Olímpicos y quien finalmente se llevaría la medalla de bronce para su país.

Afortunadamente Esparza anunció su embarazo antes de que pensaran en organizar esa pelea.

Precisamente, la única derrota profesional que tiene Esparza se la propinó Seniesa Estrada en un controversial y sangriento combate donde ésta fue acusada de usar su cabeza para lastimar a su oponente, quien terminó la pelea con una herida abierta en la frente.

Pequeña bestia

Miranda, quien se hace llamar "sobreviviente" -y vaya si lo es- dice que su pasatiempo devenido en carrera es apoyado por sus hijos y su novio. De hecho, su hijo Trey forma parte de su equipo de esquina.

Sus circunstancias hicieron "click" con las aspiraciones del promotor John Carden, dueño de Carden Combat Sports y quien desde 2017 organiza peleas de distintas modalidades.

Carden, quien llama a Miranda "La pequeña bestia" (Lil Beastie), la promocionaba como "La invicta".

Afiche de promoción de una de las peleas de Miranda Adkins (Carden Combat Sports)

John comenzó su carrera de promotor con su hermano, el boxeador Brian "The Lion" Carden, quien se quitó la vida a los 31 años de edad luego de 3 derrotas consecutivas.

La carrera de Brian, al igual que la de Miranda, estuvo marcada por los nocaut propinados y recibidos. De sus 16 peleas, 13 se definieron por la vía rápida.

Ver más