Últimas 15minutos

El noruego Warholm se quedó con el oro e impuso récord mundial en 400 metros vallas

La cara de asombro del propio atleta, que tenía el récord anterior en 46.70 desde el 1 de julio en Oslo, ilustraba el increíble rango de su nuevo registro

"Es de locos. De largo, el momento más grande de mi vida, porque lo define todo", aseguró Warholm (EFE/EPA/Christian Bruna)

15 minutos. El atleta noruego Karsten Warholm batió el récord mundial de 400 metros vallas con un tiempo de 45.94 segundos en un formidable duelo con el estadounidense Ray Benjamin, que terminó segundo con 46.17.

Se trata del segundo récord mundial que cae durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, después del conseguido por la venezolana Yulimar Rojas en la final de triple salto (15,67).

La medalla de bronce fue para el brasileño Alison dos Santos, que batió el récord sudamericano con 46.72, a solo 2 centésimas del récord mundial anterior.

La cara de asombro del propio Warholm, que tenía el récord anterior en 46.70 desde el 1 de julio en Oslo, ilustraba el increíble rango de su nuevo registro.

"Es de locos. De largo, el momento más grande de mi vida, porque lo define todo. Todas las horas que he puesto en él, todo aquello por lo que mi entrenador ha estado trabajando. Soñé con esto como un maníaco. Dormía todas las noches con él, miles de horas pensando en él. Esta medalla completa mi colección", afirmó tras la carrera.

Warholm dijo que le atenazaban los nervios. "Sentía en mi pecho esa sensación especial de cuando estás nervioso, la que sentía cuando tenía 6 años, que no la había tenido nunca de adulto, pero ayer la sentí".

Con respecto a la carrera, subrayó que no había tocado una sola valla. "Y encima fui capaz de encontrar una marcha más llegando a casa. Es algo grande, histórico, lo único que faltaba en mi colección", se felicitó.

"Tenía el título mundial, el europeo, el récord de Europa y del mundo. La medalla de oro olímpica es de lo que habla todo el mundo. Sabía que esta carrera iba a ser la más difícil de mi vida, pero estaba preparado", aseveró.

Ratificó su hegemonía

Era uno de los grandes enfrentamientos de los Juegos de Tokio y no defraudó. El plusmarquista mundial y el campeón estadounidense se veían las caras en Tokio por primera vez este año después de haber sostenido un duelo de grandes marcas, cada uno por su cuenta.

El 1 de julio, en los Bislett Games de Oslo, Warlhom logró, al fin, con una marca de 46.70, acabar con el viejo récord acuñado por el estadounidense Kevin Young en los Juegos de Barcelona'92 (46.78).

Solo 4 días antes, en Eugene, Ray Benjamin se había quedado muy cerca de batirlo con 46.83. Pero el noruego, que ha derrotado al norteamericano las 4 veces que se han enfrentado, se apresuró a tomar la delantera.

En la hora suprema de la final olímpica, Warholm ratificó su hegemonía y Benjamin le obligó a batir el récord del mundo si quería ganar la medalla de oro. El estadounidense se emparejó con el noruego a media recta final, poco antes de atacar el último obstáculo.

Fue en ese punto, presionado por la presencia amenazante, hombro con hombro, cuando Warholm metió una marcha más para ganar la meta. Su crono asombroso rebaja en 76 centésimas su récord mundial anterior.

Si la plusmarca de Kevin Young había permanecido intacta durante 29 años, la primera de Warholm ha tenido una vida efímera, 33 días.

El brasileño Alison dos Santos, muy estable en los primeros puestos de las carreras más prestigiosas del año, fue un digno tercero que presenció de cerca el formidable combate entre los 2 mejores.

Ver más