Últimas 15minutos

El Eintracht se proclama campeón de la Liga Europa gracias al colombiano Rafael Santos Borré

La marea de aficionados que tomó Sevilla para esta final estuvo cifrada en más de 100 mil aficionados de ambos equipos

Borré no perdonó 2 minutos después y empató con un gol de pillo, al anticiparse a los centrales y meter la pierna (Cortesía Twitter @SVargasOK)

15 minutos. El Eintracht de Fráncfort se proclamó este miércoles campeón de la Liga Europa 2022 y volvió a alcanzar la gloria, 42 años después de su primer y hasta este miércoles único título europeo en la antigua Copa de la UEFA (1980), al superar en la tanda de penaltis al Rangers de Glasgow con un tiro decisivo del colombiano Rafael Santos Borré.

Tras una final que acabó 1-1 en el tiempo reglamentario y en la prórroga, con goles del nigeriano Joe Aribo en el 57 para los escoceses y del propio Borré para el Eintracht en el 69, el delantero colombiano convirtió el penalti decisivo (5-4) después de que fallara el único lanzamiento de la tanda el galés del Rangers Aaron Ramsey. Esto desató la euforia en la hinchada alemana después de una final muy igualada y competida.

Se medían 2 clubes históricos y con ansias de triunfo en la Liga Europa: el Eintracht del técnico austriaco Oliver Glasner, tras eliminar en semifinales al West Ham, 42 años después de su único título europeo (la Copa de la UEFA de 1980); y el Rangers, que superó antes de la final al Leipzig alemán, justo medio siglo después de la única vez, igualmente, en la que levantó un trofeo en Europa (la Recopa de 1972).

Estilos distintos

La marea de aficionados que tomó Sevilla para esta final, cifrada en más de 100 mil aficionados de ambos equipos y bastante más de la mitad sin entrada al estar limitado a 40 mil el aforo del Ramón Sánchez-Pizjuán, dio paso al fútbol en una tarde noche calurosa. Había 31 grados de temperatura para un duelo de altura.

Era un choque entre conjuntos con estilos distintos. El Eintracht, con un mayor gusto por el toque a la hora de crear arriba y acumulando mucha gente en sus ofensivas, salió con más ímpetu que el Rangers del técnico neerlandés Giovanni Van Bronckhorts, viejo conocido en España tras su paso por el Barcelona, un equipo más dado a atacar desde la seguridad y el control, con sus laterales, el inglés James Tavernier y el croata Borna Barisic, muy incisivos.

Los alemanes, tras un inicio más igualado, le pusieron más intensidad. Fueron más fieles a su juego y buscaron con más ahínco la meta rival. Ello se tradujo en varias opciones que asustaron a Allan McGregor como un tiro del japonés Kamada que, al filo del primer cuarto de hora, despejó el veterano portero escocés.

Sin llegar a convertirse en acoso

McGregor también respondió bien al intento posterior del suizo Sow en el rechace, al blocar su remate en una fase en la que el Rangers estuvo muy incómodo ante la insistencia de los de Fráncfort, con 2 acciones casi seguidas en una subida del lateral Knauff, desviada por el meta escocés, y de nuevo de Sow, que disparó alto.

Rebasado el ecuador del primer tiempo, el conjunto de Glasgow superó el mayor empuje germano. También avisó con un gran tiro del delantero nigeriano Joe Aribo. Buscó sin éxito la escuadra derecha del meta Kevin Trapp desde fuera del área. Sin embargo, el balón se marchó ligeramente desviado a los 26 minutos.

El Eintracht no se inmutó y siguió llevando la iniciativa, aunque sin llegar a convertirse en acoso. Uno de sus hombres más verticales, el extremo izquierdo serbio Filip Kostic, probó de nuevo sin atinar en su remate recién superada la media hora. Eel Rangers espabiló con una tímida reacción con la que, salvo en un cabezazo del inglés John Lundstram a 9 del descanso que Trapp mandó a córner, tampoco asustó en exceso.

En la reanudación, el cuadro alemán salió decidido, dejando claro que quería ir por el partido. Fueron los "Águilas", con más criterio en ataque y un fútbol entre elaborado y vertical, los que siguieron inquietando la meta escocesa con un tiro del danés Jesper Lindstrom, tras revolverse en la frontal del área, que dio en un zaguero.

Aún así, el Rangers, todo corazón y garra, no se arredró en ningún momento. Un mal disparo desde la izquierda del extremo inglés Ryan Kent, quien, solo, malogró una buena opción, fue el preludio del primer gol del choque. Estuvo marcado para los de Glasgow por su referente en ataque, el nigeriano Joe Aribo, a los 57 minutos.

Se ganaron el honor y la gloria

El veloz y escurridizo delantero africano aprovechó un fallo en cadena de la zaga de los puritanos, al cabecear primero hacia atrás Sow y resbalarse el central brasileño Tuta. En la acción se lesionó y lo reemplazaron por el japonés Hasebe, para encarar a Trapp y batirle con un zurdazo centrado y por bajo.

Tras el 0-1, el Eintracht dio un paso adelante hacia el título de la Liga Europa. No le quedaba otra. Tras un serio aviso del japonés Kamada, que envió el balón demasiado alto en un error de la defensa escocesa a pase del alemán Sebastian Rode, el colombiano Borré no perdonó 2 minutos después y empató con un gol de pillo, al anticiparse a los centrales y meter la pierna para hacer el 1-1 tras un centro con mucho sentido del serbio Kostic.

Los técnicos movieron el banquillo. El noruego Hauge entró por Lindstrom en el Eintracht y otros 2 medios, el norirlandés Davis y el zambiano Sakala, por Jack y Wright en el Rangers. A ambos equipos les faltó claridad y valentía. En la recta final quizás los escoceses controlaron más el balón, aunque nada impidió ir a la prórroga.

Con ambos equipos muy castigados por el esfuerzo y el calor, ninguno asumió riesgos. En el Eintracht lo intentaron Borré, Hrustic y Jakic. En el Rangers, un tiro del croata Barisic obligó a intervenir a Trapp. Este, casi al final, salvó 2 veces a su equipo al sacar un balón casi a bocajarro de Kent y una falta directa de Tavernier. Así, se llegó a una tanda de penaltis en la que se ganaron el honor y la gloria los alemanes.

Ver más