Últimas 15minutos

Un tercio del calentamiento lo generan sustancias que agotan el ozono

En la década de 1980 se descubrió un agujero en la capa de ozono estratosférico sobre la Antártida, que filtra gran parte de la dañina radiación ultravioleta del Sol

Las sustancias que agotan el ozono (SAO) se desarrollaron en las décadas de 1920 y 1930. Se popularizaron como refrigerantes, solventes y propulsores (Kevin Krajick/Earth Institute/DPA)

15 Minutos. Las sustancias que agotan el ozono causaron un tercio del calentamiento global entre 1955 y 2005, así como la mitad del calentamiento del Ártico y la pérdida de hielo marino durante ese periodo.

Según un estudio de la Universidad de Columbia publicado en la revista Nature Climate Change, estas sustancias actuaron como un fuerte suplemento del dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero más omnipresente. Desde entonces, sus efectos empezaron a desvanecerse, ya que no se producen y se disuelven lentamente.

Un artículo de 1985 fue el primero en informar un agujero en expansión en el ozono estratosférico de la Tierra sobre la Antártida. Los científicos determinaron que la causa son las sustancias que agotan el ozono: compuestos halógenos artificiales de larga vida.

Aunque los efectos destructores de estas sustancias ahora se conocen ampliamente, se realizaron pocas investigaciones sobre sus impactos climáticos más amplios.

Las sustancias que agotan el ozono (SAO) se desarrollaron en las décadas de 1920 y 1930. Se popularizaron como refrigerantes, solventes y propulsores. Están completamente hechos por el hombre, por lo que no existían en la atmósfera antes de este tiempo.

En la década de 1980 se descubrió un agujero en la capa de ozono estratosférico sobre la Antártida, que filtra gran parte de la dañina radiación ultravioleta del Sol. Los científicos lo atribuyeron rápidamente a las SAO.

Primera alerta

El mundo entró en acción, firmando un acuerdo global para eliminar las SAO. El Protocolo de Montreal se suscribió en 1987 y entró en vigor en 1989. Debido a la rápida reacción internacional, las concentraciones atmosféricas de la mayoría de las SAO alcanzaron su punto máximo a fines del siglo XX. Han estado disminuyendo desde entonces, pero por al menos 50 años, los impactos climáticos fueron extensos. Así lo revela el nuevo estudio.

Los científicos de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Columbia y el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty utilizaron modelos climáticos para comprender los efectos de las SAO en el clima ártico.

"Mostramos que las SAO han afectado el clima del Ártico de manera sustancial", señaló el investigador de Lamont-Doherty, Michael Previdi. Los científicos llegaron a su conclusión usando dos modelos climáticos muy diferentes que son ampliamente empleados por la comunidad científica. Fueron desarrollados en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica de Estados Unidos (EEUU).

Los resultados destacan la importancia del Protocolo de Montreal, que firmaron casi 200 países. "La mitigación del clima está en acción mientras hablamos porque estas sustancias están disminuyendo en la atmósfera, gracias al Protocolo de Montreal", dijo Lorenzo Polvani, autor principal del estudio y profesor en el Departamento de Física Aplicada y Matemática Aplicada de Columbia. "En las próximas décadas, contribuirán cada vez menos al calentamiento global y es una buena noticia".

Ver más