Últimas 15minutos

Un chef contra el cambio climático

Anthony Myint recibió el Basque Culinary World Prize por su trabajo para enfrentar el cambio climático

Anthony Myint recibió el Basque Culinary World Prize .

15 minutos.  El chef estadounidense de ascendencia china Anthony Myint se hizo acreedor del Basque Culinary World Prize de 2019 por su trabajo para hacer frente al cambio climático desde los fogones.

“Empecé a cocinar porque creo que los restaurantes pueden hacer del mundo un lugar mejor. Convertirme en padre hace siete años me inspiró a explorar cómo pueden afrontar los chefs el cambio climático. Desde entonces, científicos han confirmado que un terreno sano y buenas prácticas agrícolas pueden solucionar el calentamiento global”, con estas palabras Myint agradeció el reconocimiento del Basque Culinary Center.

“Creo que todos los componentes del mundo alimentario, chefs, comensales, granjeros y legisladores pueden aunar fuerzas para crear un sistema alimentario renovable”, sostiene Myint.

Rigurosa formación

Este joven con una formación académica que algunos podrían considerar alejada de las recetas culinarias, pues estudió Economía, pero es una ciencia que está mucho más cerca de la realidad gastronómica y de los retos que presenta una actividad imprescindible para la vida, alimentarse.  

Miynt no se  vincula con la cocina solo por la superficialidad del Instagram, que se reduce a la apariencia de un plato, sino que va más allá.

Su pensamiento gastronómico se adelanta a los tiempos y considera que el cocinero también tiene una responsabilidad ante el mundo en materia ambiental.

Está consciente de que si destruimos el ambiente también acabaremos con la alimentación y con ello la sobrevivencia del hombre. Myint  demuestra que su profesión, la de cocinero,  puede contribuir a un mundo mejor donde se  asegure una alimentación de calidad.

Desde 2008, junto a su esposa, la periodista Karem Leivowitz, se encuentra al frente del restaurante Mission Street Food, que con el tiempo se ha convertido en una tendencia.

Filosofía de compartir

Según algunos críticos gastronómicos de San Francisco, el restaurante, que surgió en un momento de crisis, se ha mantenido porque se basa en una filosofía donde compartir, lo comunitario, lo accesible y lo caritativo es lo que lo sustenta.

Se encuentra alejado de la opulencia y del lujo. El proyecto pasó de un food truck ubicado en una calle sin pretensiones a un restaurante chino anodino.

Mission Street Food también es un ejemplo del poder de la redes sociales, pues siendo ignorado por los periódicos, logró influenciar en un público que buscaba innovación.

A través de los proyectos ZeroFoodprint y The Perennial Farming Initiative, Myint indaga como la restauración se interrelaciona con el medio ambiente.

El sabor y la apariencia del plato tienen una valor que se sustenta en el impacto ambiental, su gran preocupación, por eso ha desarrollado una tecnología que indaga sobre el tema y que le proporciona las herramientas que le permitan eliminar o reducir la huella de carbono.

Asesor de los grandes

Hasta ahora su trabajo, asumido como una especie de acción misionera, ha logrado que otros colegas, que manejan cocinas de alta gama se sumen a su iniciativa que tiene como objetivo la sostenibilidad.

Nombres consagrados como el Noma en Dinamarca, que en una oportunidad se llevó el título del mejor restaurante del mundo; y Benu, ubicado en San Francisco y uno de los nombres alabados en la Guía Michelin, solicitan su asesoramiento.

Este año 2019, a través de The Perennial Farming Initiative Myint consolidó alianzas con el estado de California para lanzar el Programa “Restore California” dirigido a  los consumidores.

Desde allí les brinda información sobre los restaurantes del estado comprometidos en minimizar su huella ambiental y apoyar a los agricultores locales que buscan producir alimentos con técnicas que  eliminan dióxido de carbono de la atmósfera.

The Perennial Farming Initiative  tiene como objetivo fomentar un sistema de alimentación renovable sustentado en un suelo saludable, apoyando la agricultura progresiva, donde no solo importa que la producción de alimentos sea ambientalmente responsable, sino también equitativa, productiva y deliciosa.

El premio

El premio consiste en 100 mil euros y se entrega anualmente a aquellos cocineros que tienen una visión social de la cocina y que consideran que su rol debe ser el de un transformador en la sociedad.

El jurado estuvo compuesto por chefs de renombre internacional.

Entre los finalistas se encontraban Selassie Atadika , de Ghana; Giovanni Cuocci, de Italia; Xanty Elías, de España; Lars Williams, de Estados Unidos; Mario Castrellón, Panamá; Douglas McMaster , Reino Unido; Siew-Chinn Chin, Estados Unidos; Cristina Martínez , México; y Virgilio Martínez de Perú.

Todos ellos llevan en sus proyectos culinarios más que recetas, presentan alternativas sobre la salud, la educación, la integración y la capacitación. 

Una vez más  Basque Culinary World Prize demuestra que los mejores chefs  son aquellos que se involucran con su comunidad y que pretenden hacer de su profesión una actividad que promueve una mejor calidad de vida.

Ver más