Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Un bolso que a la vez es lienzo: Capucines

La casa Louis Vuitton presentó en Los Ángeles la nueva colección Artycapucines

Kate Hudson fue una de las privilegiadas en conocer la tercera entrega de la colección Artycapucines (Cortesía Louis Vuitton)

15 minutos. La moda y la arquitectura se dieron la mano en una fiesta muy especial y a la vez íntima pero no carente de glamour, donde Capucines fue el protagonista.

La velada tuvo como principal anfitriona a la supermodelo australiana Miranda Kerr, conocida por ser uno de los ángeles de Victoria’s Secret; y la estilista Jamie Mizrahi, que entre sus trabajos más recientes está el realizado con la cantante Adele para su más reciente video Easy for me.

En esta oportunidad, se celebró el lanzamiento de la tercera versión de su codiciada colección Artycapucines de edición limitada y seleccionaron para presentarla uno de los lugares más glamorosos de Los Ángeles.

Se trató de una cena íntima que contó con la presencia de 36 invitados y amigos de la casa Louis Vuitton. El escenario no podía ser más espectacular: la casa del legendario arquitecto John Lautner construida en 1956.

Posteriormente, en 2005 esta residencia la adquirió Mark Haddawy y trabajó en ella hasta que recuperó su fisonomía original y rescató así la idea del arquitecto John Lautner.

Los invitados pudieron disfrutar del concepto verdadero de la residencia y de cómo fue concebida por su creador.

En un ambiente donde la luz jugó un papel importante, Kate Hudson, Katy Perry, Orlando Bloom, Nicole Ritchie, Rachel Zoe, Dylan Penn, Jennifer Meyer, Joel Madden, Kelly Sawyer y Jasmine Tookes fueron algunos de los privilegiados en conocer la tercera entrega de la colección Artycapucines de la antigua casa francesa, que seleccionó a 6 artistas globales contemporáneos que tuvieron la tarea de reinventar el icónico bolso Capucines.

Celebración más que justificada

Un bolso que a la vez es lienzo Capucines
Nicole Richie (Cortesía Louis Vuitton)

El bolso Capucines, que debutó en 2013, se llama Rue Neuve des Capucines en París. El nombre coincide con el de la calle donde Vuitton abrió su primera tienda en 1854.

Esta cartera ha sido reinterpretada en sus anteriores ediciones por Beatriz Milhazes, Liu Wei y Henry Teylor, por citar a algunos.

El bolso, que ya se encuentra en la lista de los clásicos, representa uno de los elementos básicos de la marca. En esta ocasión, rompieron con su diseño minimalista el alemán Gregor Hildebrandt, quien imprimió una silueta y usó el blanco y el negro; y la norteamericana Donna Huanca, que se inspiró en 2 de sus obras.

Sus imágenes se imprimieron en 3D sobre la piel blanca, que luego se bordó y por último se pintó a mano en tonos azules y blancos.

El chino Huang Yuxing recreó montañas de colores elaboradas con una técnica de bordado que aporta perspectiva y textura.

El brasileño Vik Muniz utilizó pieles de la casa francesa para elaborar figuras que pegó en la superficie del bolso. Además, la italiana Paola Pivi nos presentó en el modelo Capucines uno de sus animales, un leopardo; y Zeng Fanzhi, también de nacionalidad china, transpuso uno de sus retratos de Van Gogh y se valió para ello del bordado.

Cada uno expresó su lenguaje y su mensaje en la superficie de la cartera que conforma una edición limitada. Una celebración más que justificada.

Más vistas