Últimas 15minutos

No hay dudas: la humanidad sí altera el equilibrio energético del planeta

"Este es el primer cálculo del forzamiento radiativo total de la Tierra utilizando observaciones globales, teniendo en cuenta los efectos de los aerosoles y los gases de efecto invernadero", afirmó la NASA

El proyecto Clouds and the Earth's Radiant Energy System (CERES) de la NASA estudia el flujo de radiación en la parte superior de la atmósfera terrestre (DPA/EP/NASA)

15 minuto. Satélites de la NASA confirmaron que los forzamientos radiativos están aumentando por las acciones de la humanidad, afectando el equilibrio energético del planeta y, finalmente, provocando el cambio climático.

"Este es el primer cálculo del forzamiento radiativo total de la Tierra utilizando observaciones globales, teniendo en cuenta los efectos de los aerosoles y los gases de efecto invernadero". Así lo dijo Ryan Kramer, primer autor del artículo, publicado en Geophysical Research Letters.

El también investigador del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA aseguró que se trata de "una prueba directa de que las actividades humanas están provocando cambios en el presupuesto energético de la Tierra".

Efecto invernadero

La energía radiativa ingresa al sistema de la Tierra desde la luz solar que brilla en nuestro planeta.

Parte de esta energía se refleja en la superficie o en la atmósfera y regresa al espacio. El resto se absorbe, calienta el planeta y luego se emite como energía de radiación térmica de la misma manera que el asfalto negro se calienta e irradia calor en un día soleado.

Eventualmente, esta energía también se dirige hacia el espacio, pero parte de ella es reabsorbida por las nubes y los gases de efecto invernadero en la atmósfera. La energía absorbida también puede ser emitida hacia la Tierra, donde calentará aún más la superficie.

Agregar más componentes que absorben la radiación, como los gases de efecto invernadero generados por la humanidad, o eliminar los que la reflejan, como los aerosoles, altera el equilibrio energético de la Tierra y hace que absorba más energía en lugar de escapar al espacio. A esto se le llama forzamiento radiativo y es la forma dominante en que las actividades humanas están afectando el clima.

El proyecto Clouds and the Earth's Radiant Energy System (CERES) de la NASA estudia el flujo de radiación en la parte superior de la atmósfera terrestre. Una serie de instrumentos CERES volaron continuamente en satélites desde 1997. Cada uno mide cuánta energía ingresa al sistema de la Tierra y cuánta sale, dando el cambio neto general en radiación. Esos datos, en combinación con otras fuentes, como las mediciones del calor del océano, muestran que existe un desequilibrio energético en nuestro planeta.

"Pero no nos dice qué factores están causando cambios en el balance energético", dijo Kramer en un comunicado.

Nueva técnica

Este estudio utilizó una nueva técnica para analizar qué tanto del cambio total de energía es causado por los humanos. Los investigadores calcularon cuánto del equilibrio energético se pierde por fluctuaciones en factores que a menudo ocurren naturalmente y no por culpa de la humanidad. Por ejemplo, el vapor de agua, las nubes, la temperatura y el albedo de la superficie (el brillo o la reflectividad de la superficie de la Tierra).

El instrumento Atmospheric Infrared Sounder (AIRS), del satélite Aqua de la NASA, mide el vapor de agua en la atmósfera de la Tierra. El vapor de agua absorbe energía en forma de calor. Por ende, los cambios en el vapor de agua afectarán la cantidad de energía que finalmente abandona el sistema de la Tierra.

Los investigadores calcularon el cambio de energía causado por cada uno de estos factores naturales. Luego restaron los valores del total. La porción sobrante es el forzamiento radiativo.

El equipo descubrió que las actividades humanas provocaron que el forzamiento radiativo en la Tierra aumente en aproximadamente 0,5 vatios por metro cuadrado entre 2003 y 2018. El aumento se debe principalmente a las emisiones de gases de efecto invernadero. En concreto, de elementos como la generación de energía, el transporte y la fabricación industrial. Los aerosoles reflectantes reducidos también están contribuyendo con el desequilibrio.

Casi en tiempo real

La nueva técnica es computacionalmente más rápida que los métodos anteriores basados en modelos, lo que permite a los investigadores monitorear el forzamiento radiativo casi en tiempo real. El método podría usarse para rastrear cómo las emisiones humanas están afectando el clima, monitorear lo bien que están funcionando los diversos esfuerzos de mitigación y evaluar modelos para predecir cambios futuros.

"La creación de un registro directo del forzamiento radiativo calculado a partir de las observaciones nos permitirá evaluar qué tan bien los modelos climáticos pueden simular estos forzamientos", dijo Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA en la ciudad de Nueva York. "Esto nos permitirá hacer proyecciones más seguras sobre cómo cambiará el clima en el futuro".

Ver más