Últimas 15minutos

¿La segunda es la vencida? Pasteur avanza en una vacuna nasal contra la COVID-19

"Puede estimular la producción de anticuerpos y la respuesta inmunitaria de las células", dijo el director científico de la institución, Christophe D'Enfert

Se basaría en la utilización de virus de la familia del VIH para tener la posibilidad de producir la proteína de espícula (proteína S)" para suscitar la respuesta inmune (EFE/Carlos Ortega)

15 minutos. El Instituto Pasteur, referente mundial en investigación médica, busca redimirse del fracaso de su primera aspirante a vacuna contra la COVID-19 y dio un nuevo paso en el desarrollo de una de aplicación nasal contra la enfermedad.

En una entrevista con EFE, el director científico de la institución, Christophe D'Enfert, explicó que además están detrás de la concepción de un medicamento a base de anticuerpos monoclonales que frene la COVID-19.

Ensayos preclínicos

El proyecto de vacuna nasal acaba de terminar los ensayos preclínicos con animales y el Instituto Pasteur trabaja ahora para un "hipotético" inicio de los ensayos clínicos de las fases 1 y 2 con humanos.

"Es una vacuna que puede estimular la producción de anticuerpos y la respuesta inmunitaria de las células. Se puede aplicar de manera intranasal, lo que puede facilitar su uso y parece proteger contra las diferentes variantes", dijo D'Enfert.

El laboratorio asociado al Pasteur está implicado en los trabajos de la vacuna nasal. Se basaría en "la utilización de virus de la familia del VIH para tener la posibilidad de producir la proteína de espícula (proteína S)" para suscitar la respuesta inmune.

"Nos encantaría poder acelerar el proyecto en los próximos meses", apuntó.

El director consideró, no obstante, "muy precoz" dar un calendario preciso sobre cuándo podría estar lista. "Hemos terminado las fases preclínicas y estamos en proceso de reflexión antes de la entrada en las fases clínicas".

Emergencia de las variantes

Asimismo, estimó que antes de proponerla habría también que tener en consideración el "panorama de la epidemia, con la emergencia de las variantes", para estar acorde con las necesidades de vacunas en el ámbito mundial.

"En 2020 había que ir muy rápido, quizá un poco sin reflexionar en aspectos de estrategia de vacunas, de mercado, pero había que encontrar una vacuna, era esencial, y lo que se hizo fue fantástico en todos los niveles en solo un año. Ahora estamos en otro momento", refirió.

El Instituto francés Pasteur, uno de los principales centros de investigación sobre vacunas en el mundo -donde se ideó en el siglo XIX la que protege de la rabia-, no tuvo éxito en idear su propio inmunizante anticovid.

Estados Unidos (EEUU), Reino Unido, China y Rusia, que comparten mesa en el Consejo de Seguridad permanente de la ONU con Francia, tienen su vacuna. También la vecina Alemania.

"No era un proyecto al que le faltase financiación o conocimiento. Lo que pasó es que elegimos a un candidato que no fue el correcto", asumió.

Medicamento anticovid

Intentando recuperar el tiempo perdido, el Pasteur también está detrás de un enfoque terapéutico contra la COVID, aunque aún en una fase embrionaria.

"Hemos identificado un anticuerpo monoclonal que puede ser usado en modelos preclínicos para impedir el desarrollo de la COVID-19. Permite no solo proteger contra la cepa original, sino también contra las variantes", señaló.

Según D'Enfert, el objetivo sería producir de manera artificial ese tipo de anticuerpos encontrado en personas convalecientes, cuyas células de leufocitos los producen contra las proteínas de espículas del coronavirus.

"Con un enfoque biotecnológico podemos llegar a producir esos anticuerpos en un proceso de investigación que iniciamos en abril de 2020", deseó.

7 brotes en 20 años

El director del Pasteur avisó de que seguramente otras pandemias estallarán en el futuro. "No es una cuestión de pesimismo. En 20 años hemos tenidos 7 brotes epidémicos importantes".

"Vivimos hace 100 años una pandemia como la de la COVID-19 con la gripe española. Quizá en los 5 o próximos 10 años no veremos una así, pero no hay que excluir que se den algunas situaciones que nos lleven a una nueva".

Para D'Enfert, "lo importante" es estar preparado para evitar que una epidemia localizada se vuelva en pandemia.

Asimismo, nombró 2 factores que pueden contribuir a desencadenarla: el cambio climático, con la llegada de mosquitos transmisores de enfermedades a climas más fríos;y el contacto entre el hombre y la fauna.

Ver más