Últimas 15minutos

La Mostra de Venecia salvó las alfombras rojas del séptimo arte

Después de la suspensión de varios encuentros de los profesionales del cine, la Mostra decidió seguir adelante con la edición número 77 y llegó en el momento preciso para manifestar su apoyo al sector

Cate Blanchett, en todo momento, puso de manifiesto su apoyo al cine como industria y como arte (Mihail Losip/Immagic Group)

15 minutos. La presentación de la Mostra de Venecia sigue su curso, si bien no ha tenido una alfombra roja que deje perplejos a sus seguidores. Ha traído a primera plana no solo a actores, directores, guionistas y productores: modelos e influencers han tenido su espacio, aunque su estela ha sido muy efímera.

Los asistentes han podido disfrutar de una serie de películas que llaman a la reflexión, algo que va muy bien con los tiempos que corren, donde se ha tenido que reprogramar todo. Ejemplo de ello ha sido esta cita cinematográfica que, si bien rompió con la sucesión de suspensiones previas, llega al público más comedida, sin dar tregua a la imaginación de los guionistas, ni al trabajo de los directores y al histrionismo de los actores.

Alfombra con sentido

Por la pasarela donde solo tuvieron acceso un grupo de fotógrafos y periodistas se vio a Gia Coppola, digna nieta de Francis Ford Coppola. Ella llegó a La Mostra de Venecia con su película Mainstream, que trata sobre la política y la dictadura que representan las redes sociales. En esa dimensión se desarrolla la cultura de nuestro tiempo y ocupa la columna vertebral de la historia.

La Mostra de Venecia salvó las alfombras rojas del séptimo arte
Nina Verdelli y Alessio Boni (Mihail Losip/Immagic Group)

El paseo de Gia por la alfombra roja lo hizo vestida de Gucci, un traje con un ligero toque bohochic, muy acorde con la personalidad de esta cineasta. Llamó la atención por la combinación de colores, así como otro modelo inspirado en los 50 con estampados abstractos.

Otra película que contó con una fotografiada intérprete fue Miss Marx, donde la actriz británica, Romola Garai, encarna el rol de la hija menor del filósofo Karl Marx. Eleonor, nacida en Londres en 1855, se sentía como una ciudadana del mundo; de hecho, participó activamente en la contribución del nacimiento de los sindicatos y en la lucha contra el trabajo infantil. Recordada como una hábil oradora, es considerada una de las primeras mujeres en unirse a las demandas feministas con las socialistas. Romola Garai recorrió la alfombra roja con un vestido negro con transparencias y falda amplia.

También estuvo presente en la codiciada alfombra la directora de Miss Marx, Susanna Nicchiarelli. Llegó a Venecia con su película que compite por el León de Oro, junto con otros 4 filmes italianos. La crítica señala que esta obra es acartonada, lo que no coincidió con el arreglo de la Nicchiarelli, que resultó sencillo y a la vez moderno. Pero se vio opacada por la modelo norteamericana, Arizona Muse, con un modelo de Alberta Ferrati en rojo con volantes en chiffon. Arizona llegó por la mañana, con un diseño de la misma Ferrati totalmente diferente, pues la convirtió en una working woman.

Lo femenino en primer plano

Para subrayar la presencia del valor de las figuras femeninas, otro director, Peter Marcias, llegó al festival con Nilde lotti, el tiempo de las mujeres. Allí, cuenta la historia de una gran mujer italiana del siglo XX, que con su pasión política y su gran sentido cívico motivó al universo femenino para que ellas fuesen reconocidas por su propio valor, al igual que los derechos que le corresponden.

Nick Vivarelli, un referente en la crítica cinematográfica mundial, se paseó entre artistas y creadores. Este corresponsal de variedades de Italia y Oriente Medio, se aventuró detrás de la cámara con el documental La vida como película B. Fue otro de los que dio brillo a la cita.

La Mostra de Venecia salvó las alfombras rojas del séptimo arte
Anna Foglietta (Mihail Losip/Immagic Group)

Si habalmos de los momentos estelares, hay que narrar la presencia virtual de Caetano Veloso, cantautor y guitarrista brasileño quien habló sobre el film Narciso Em Fèrias, que recuerda y reflexiona sobre su detención sin ninguna explicación. Un acontecimiento de hace 50 años cuando lo dictatorial se imponía y la brutalidad era la respuesta del régimen brasileño. Al final, hubo aplausos para este admirado artista.

En este 77 Festival Internacional de Cine de Venecia se dio a conocer la obra de Alice Rohrwacher, Homilía campesina. La película trata sobre cómo evitar la desaparición de la agricultura. Y para darle una nueva vida, se organiza un funeral para esa antigua e importante labor del hombre. También presenta a los monocultivos como otro factor de destrucción del paisaje agrícola.

Sandra Milo, Corinne Clery, Enzo Salvi, Antonio Catania e Ivano Marescott, parte del elenco de Free-Liberi (largometraje de Fabrizio Maria Cortese), también se pasearon por el Festival. Conversaron con la prensa sobre un film que hace referencia a los sueños y esos deseos de triunfar, que no son exclusivos de los más jóvenes.

Frederik Loui Hviid y Anders Ølholm llegaron a la Mostra de Venecia con Shorta, que se caracteriza por la universalidad de los temas tratados, la violencia es uno de ellos.

Los divos

No podemos olvidar en esta lista de luminarias a la presidenta del jurado de la Mostra, Cate Blanchett, quien en todo momento puso de manifiesto su apoyo al cine como industria y como arte. La Blanchett no solo dio oportunidad para fotografiarla con un estilismo impecable (entre los modelos lució uno del colombiano Esteban Cortázar), sino que también prodigó muestras de afecto, como retirarse la mascarilla para enviar un beso.

Indispensable incluir a Tilda Swinton, quien obtuvo el León de Oro por su carrera en el cine. Swinton se ha convertido en otra de las chicas de Pedro Almodóvar al ser la protagonista del corto The human voice, primera película en inglés que dirige el manchego, quien tampoco descartó el uso de mascarilla. Pero como buen conocedor de las oportunidades, llevó una con la frase TopManta sobre la estilizada figura de una mantarraya. Se trata del logotipo de una empresa que confecciona ropa con sede en Barcelona, España, destinada a mejorar la vida de las inmigrantes africanas.

Si Pedro llamó la atención por sus floridas camisas, Tilda se vistió de grandes firmas. Una de ellas, Chanel, y reconfirmó que es una actriz fuera de serie, al igual que las mascarillas que llevó. La actriz las transformó en artilugios de lujo, firmadas por James Merry y que tendrá un destino solidario. Se subastará para recaudar fondos para la ONU que lo destinará a apoyar programas para las mujeres.

Venecia, la ciudad eternamente bella, continúa dando de que hablar con su Mostra.

Ver más