Últimas 15minutos

Isabel II busca solución al status de Harry y Meghan

La corona trabajará para definir un nuevo papel para los duques de Sussex que se ajuste más a sus aspiraciones

Harry y Meghan indicaron que a partir de este año piensan vivir entre el Reino Unido y América del Norte (Andy Rain/EFE)

15 minutos.  La reina Isabel II pidió resolver "deprisa" el nuevo estatus de los duques de Sussex, Harry y Meghan, mientras la exactriz estadounidense viajó a Canadá.

Tras el inesperado anuncio de la pareja de dejar sus actuales posiciones en primera línea de la monarquía para ser económicamente independientes, la soberana habló ayer con su heredero, el príncipe Charles para consensuar una solución "en días y no semanas".

Asimismo, los funcionarios trabajarán para definir un nuevo papel para los duques de Sussex que se ajuste más a sus aspiraciones; existe la posibilidad de que no lleguen a un acuerdo, en cuyo caso Harry podría perder o renunciar a sus títulos.

Mientras tanto, The Daily Mail informa de que Meghan regresó a Canadá, donde dejó a su hijo Archie bajo el cuidado de una niñera, cuando ella y su esposo viajaban unos días a Londres.

Según el diario, se espera que Harry se reúna en breve con ella, mientras en el Reino Unido sus ayudantes negocian su futuro.

La renuncia y reacción de la corona

En su comunicado Harry y Meghan indicaron que a partir de este año piensan vivir entre el Reino Unido y América del Norte, y se da por hecho que será en Canadá, donde ella ya residió cuando rodaba la serie Suits.

En su nota, la pareja explicó que quería ganar dinero profesionalmente pero también seguir "apoyando a la Reina" con viajes y labores de representación. Esta decisión implicará un cambio en su estatus y su financiación para evitar conflictos de intereses.

Ante esto, la Casa Real expresó su disgusto y "decepción" por la decisión de los Sussex de anunciar sus intenciones de manera tan precipitada. Pero la BBC señaló que la prisa pudo deberse a que el diario The Sun reveló que la pareja planeaba mudarse a Canadá.

La iniciativa de los Sussex de desmarcarse de la Casa Real supone una pérdida para "La Firma", como se conoce a la monarquía británica por su funcionamiento empresarial, que planeaba aprovechar su tirón popular.

También disparó las tensiones con la prensa británica, en su mayoría conservadora y mucha de ella sensacionalista, a la que la pareja acusa de un tratamiento misógino y racista contra Meghan, de padre blanco y madre afroamericana.

Una encuesta difundida hoy por YouGov indica que un 45% de los británicos apoya la decisión de Meghan y Harry de reducir su vida pública, mientras que un 26% se opone y un 30% no opina, y un 63 % cree que su financiación debe cambiar.

Ver más