Últimas 15minutos

Hay respuesta inmunológica en ancianos con la vacuna de Oxford contra la COVID-19

Los investigadores recibieron estos resultados con buen ánimo

La Comisión Europea ha negociado con 6 empresas farmacéuticas (Agencia Uno/Europa Press)

15 minutos. La vacuna contra la COVID-19, desarrollada por la Universidad de Oxford y la compañía farmacéutica AstraZeneca, produce una respuesta inmunológica fuerte entre los ancianos, el grupo más vulnerable, según The Financial Times.

Este fármaco transita la tercera fase de ensayos clínicos. Luego de esto, prevén saber con exactitud su seguridad y si es capaz de proteger a la población.

Más adelante, en caso de obtener el visto bueno de los agentes regulatorios, podrían usarla en campañas de vacunación masiva.

Dos personas que conocen estos análisis señalaron que la vacuna genera anticuerpos y células T (encargadas de matar patógenos invasores o células infectadas), cuando fueron consultados por The Financial Times.

El envejecimiento constituye uno de los factores de riesgo más importantes de la COVID-19, ya que nuestro sistema inmune se debilita con el tiempo.

Según The Financial Times, estos resultados llenaron a los investigadores de animosidad y proyectan publicar sus hallazgos en alguna revista médica.

De momento, los resultados apuntalan lo señalado en artículos previos vinculados a la COVID-19, referentes a la respuesta inmunológica de los ancianos

"Si la vacuna genera una buena inmunidad, medida en un laboratorio, entre los mayores de 55 años, y que produce buenas respuestas en gente mucho mayor, creo que es una señal prometedora", señaló al diario Jonathan Ball, profesor de virología de la Universidad inglesa de Nottingham.

Vacunas para la Unión Europea y Latinoamérica

En agosto, la Unión Europea (UE) cerró un contrato con AstraZeneca, que le garantiza 300 millones de dosis a distribuir según sus poblaciones.

Argentina, México y la fundación mexicana Slim, acordaron la fabricación de un lote para sus países. Enviarán luego para el resto de América Latina, excepto Brasil.

Las pruebas clínicas se desarrollaron en Estados Unidos (EEUU), Brasil, Sudáfrica y Reino Unido.

En septiembre, reanudaron las pruebas tras una breve interrupción porque un voluntario reaccionó de forma adversa.

Además, recientemente falleció un voluntario brasileño que habría recibido un placebo en vez de la vacuna.

Ver más