Últimas 15minutos

¡Comprobado! Casco de la I Guerra Mundial protege más que uno moderno

Según estudios, es más eficaz para cuidar el cerebro de las ondas de choque por explosiones cercanas

La película "Senderos de Gloria" muestra réplicas de los cascos de la I Guerra Mundial (Bryna Productions/dpa)

15 minutos. El icónico casco del Ejército francés en la I Guerra Mundial demostró ser más eficaz para proteger el cerebro de las ondas de choque por explosiones cercanas que los cascos militares modernos.

Según pruebas realizadas por ingenieros médicos de la Universidad de Duke, el casco francés Adrian funciona mejor que los diseños modernos en la protección contra explosiones que se producen por encima, a pesar de los avances significativos en la protección contra la balística y los impactos contundentes.

Cameron "Dale" Bass, profesor de ingeniería biomédica en Duke, y el estudiante Joost Op't Eynde crearon un sistema para probar el desempeño de los cascos. Entre las pruebas estaban los cascos de la I Guerra Mundial del Reino Unido, Francia, Alemania y un casco actual de los Estados Unidos (EEUU).

Los investigadores colocaron diferentes cascos en la cabeza de un muñeco equipado con sensores de presión en varios lugares. Luego colocaron la cabeza debajo de un tubo de choque, que se presurizó hasta que estalló, liberando el gas en una onda de choque.

Los cascos los probaron con ondas de choque de fuerza variable. De hecho, cada uno correspondía a un tipo diferente de proyectil de artillería alemán.

El más efectivo de todos

Si bien todos los cascos proporcionaron una reducción de cinco a diez veces en el riesgo de hemorragia cerebral moderada, el riesgo de que alguien use un casco Adrian francés de alrededor de 1915 fue menor que el de cualquiera de los otros cascos probados, incluido el moderno casco de combate avanzado.

"El resultado intriga, el casco francés era similar a sus homólogos alemanes y británicos y tenía una pared más delgada", dijo Op 't Eynde. "La principal diferencia es que el casco francés tenía una cresta en la parte superior de su corona. Si bien fue diseñado para desviar la metralla, esta característica también podría desviar las ondas de choque".

También podría ser que, debido a que el sensor de presión se montó directamente debajo de la cresta, la cresta proporcionó una primera capa adicional para reflejar la onda de choque. Para lugares como las orejas, el rendimiento parecía estar dictado por el ancho del borde del casco y la cantidad de la cabeza que realmente cubría.

La investigación podría ayudar a mejorar la protección de los cascos futuros mediante la elección de diferentes materiales o la alteración de su geometría.

Ver más

Más Compartidas