Últimas 15minutos

Círculos óseos hechos con mamuts revelan un misterio bastante frío

Un nuevo análisis muestra que los huesos en un sitio tienen más de 20,000 años

La mayoría de los huesos encontrados en el sitio investigado, en las llanuras rusas, son de mamuts (EP/DPA)

15 minutos. Misteriosos círculos óseos hechos de los restos de docenas de mamuts revelaron pistas sobre cómo las antiguas comunidades sobrevivieron a la edad de hielo de Europa. Se sabe que alrededor de 70 de estas estructuras existen en Ucrania y la llanura rusa occidental.

Un nuevo análisis muestra que los huesos en un sitio tienen más de 20.000 años. Por ende, es la estructura circular más antigua construida por humanos descubierta en la región. Los huesos probablemente provenían de cementerios de animales. El círculo estaba oculto por sedimentos y ahora está a un pie debajo del nivel actual de la superficie.

La mayoría de los huesos encontrados en el sitio, en las llanuras rusas, son de mamuts. Se utilizaron 51 mandíbulas inferiores y 64 cráneos de mamuts individuales para construir las paredes de la estructura, de 10 por 10 metros, y se dispersaron por su interior. También se hallaron pequeños números de renos, caballos, osos, lobos, zorros rojos y huesos de zorro ártico.

Los arqueólogos de la Universidad de Exeter también encontraron por primera vez los restos de madera carbonizada y otros restos de plantas blandas no leñosas dentro de la estructura circular. La misma está a las afueras de la moderna aldea de Kostenki, a unos 500 kilómetros al sur de Moscú. Esto muestra que la gente quemaba madera y huesos como combustible.

Las comunidades que vivían allí aprendieron dónde buscar plantas comestibles durante la Edad de Hielo. Las plantas también podrían haberse utilizado para venenos, medicamentos, cuerdas o telas.

Igualmente, se localizaron más de 50 pequeñas semillas carbonizadas: los restos de plantas que crecen localmente o posiblemente restos de comida de la cocina y la alimentación.

Un ambiente hostil

Alexander Pryor, quien dirigió el estudio, dijo: "Kostenki 11 representa un raro ejemplo de cazadores-recolectores paleolíticos que viven en este ambiente hostil. ¿Qué podría haber traído a los antiguos cazadores-recolectores a este sitio? Una posibilidad es que los mamuts y los humanos podrían haber venido al área en masa porque tenía un manantial natural que habría proporcionado agua líquida no congelada durante todo el invierno, algo raro en este período de frío extremo".

"Estos hallazgos arrojan nueva luz sobre el propósito de estos sitios misteriosos. La arqueología nos está mostrando más sobre cómo nuestros antepasados sobrevivieron en este ambiente desesperadamente frío y hostil en el clímax de la última glaciación. La mayoría de los otros lugares en latitudes similares en Europa habían sido abandonado en este momento, pero estos grupos habían logrado adaptarse para encontrar comida, refugio y agua ", dijo.

El frío más inhóspito

La última edad de hielo, que barrió el norte de Europa entre hace 75-18,000 años, alcanzó su etapa más fría y severa hace unos 23-18,000 años. Es decir, justo cuando se estaba construyendo el sitio en Kostenki 11. Las reconstrucciones climáticas indican que en ese momento los veranos eran cortos y frescos y los inviernos largos y fríos, con temperaturas de alrededor de -20 grados centígrados o más frías.

La mayoría de las comunidades abandonaron la región. Probablemente, debido a la falta de presas para cazar y plantar recursos de los que dependían para sobrevivir. Finalmente, los círculos óseos también fueron abandonados a medida que el clima seguía volviéndose más frío y más inhóspito.

Anteriormente, los arqueólogos asumieron que las estructuras circulares de hueso de mamut se usaban como viviendas, ocupadas durante muchos meses a la vez. El nuevo estudio sugiere que esto pudo no haber sido siempre el caso. La intensidad de la actividad en Kostenki 11 parece menor de lo que se esperaría de un campamento base a largo plazo.

Otros hallazgos incluyen más de 300 pequeñas piedras y pedazos de piedra de unos pocos milímetros de tamaño, escombros que quedaron detrás de los habitantes del sitio, ya que desmenuzaron nódulos de piedra en herramientas afiladas con formas distintivas que se utilizan para tareas como carnicería de animales y raspado de pieles.

La investigación, realizada por académicos de la Universidad de Exeter, la Universidad de Cambridge, la Reserva del Museo Estatal de Kostenki, la Universidad de Colorado Boulder y la Universidad de Southampton, se publicó en la revista Antiquity.

Ver más

Más Compartidas