Últimas 15minutos

Asocian la cultura con la sensación de enfermedad

Los científicos sociales piensan que los valores de una persona pueden dar forma a puntos de vista internos sobre la patología "socialmente apropiada"

Descubrieron que la expresión de enfermedad se ve afectada por el género, los ingresos y los valores culturales (EP/DPA)

15 minutos. Las sensaciones físicas y mentales que asociamos con sentirse enfermo son una respuesta biológica natural a la inflamación dentro del cuerpo. Sin embargo, la fuerza y la gravedad de estas sensaciones de enfermedad van más allá de la biología y pueden verse afectadas por la cultura; es decir, el género, el origen étnico y las diversas normas sociales que todos hemos internalizado.

Estos son los últimos hallazgos de la investigación, según los científicos sociales de la Universidad de Texas (UTSA). Descubrieron un vínculo entre la cultura de una persona y cómo se clasifica la enfermedad.

Los científicos sociales piensan que los valores de una persona pueden dar forma a puntos de vista internos sobre la enfermedad "socialmente apropiada". Esto tiene implicaciones sobre cómo diferentes personas pueden tomar más medidas para tratar la enfermedad en lugar de propagar más enfermedades.

Eric Shattuck, antropólogo biológico del Instituto de Investigación de Disparidades de Salud de la UTSA; el profesor de Sociología Thankam Sunil, director del instituto; y Xiaohe Xu, presidente del Departamento de Sociología de la UTSA, descubrieron que la expresión de enfermedad se ve afectada por el género, los ingresos y los valores culturales.

Específicamente, los participantes del estudio que ganaron menos que el ingreso familiar promedio de los Estados Unidos (EEUU) afirmaron ser estoicos con una alta tolerancia al dolor. O si presentaban síntomas de depresión, tenían más probabilidades de expresar estar enfermos. En los hombres con vínculos familiares más fuertes, también era más probable que se sintieran enfermo.

Mantener una efermedad por más tiempo

"Es irónico. Creer que ser un estoico significaría que es más probable que sea reservado, pero según nuestra encuesta, tiene el efecto contrario -destaca Shattuck-. Los estoicos podrían reconocer estar enfermos como un derecho de alardear y mantener una enfermedad por más tiempo del necesario".

Según los investigadores, los estoicos, independientemente del género, y las personas con ingresos familiares inferiores, tenían más probabilidades de afirmar que estaban enfermos. "Con respecto a los niveles de ingresos más bajos, quizás esas personas tenían más probabilidades de afirmar que estaban enfermas porque no necesariamente tenían los medios para buscar atención médica. Por lo tanto, los síntomas se agravaron -agrega-. Esto quizás les hizo recordar la enfermedad".

Los investigadores también señalaron que los hombres con lazos familiares más fuertes tenían más probabilidades de reportar sensaciones de enfermedad más fuertes durante el año pasado. "Podría ser que el apoyo familiar permita a los hombres sentirse más atendidos y, por lo tanto, confiar en esa red de seguridad social", conjetura Shattuck.

Efecto compuesto

Los investigadores analizaron las encuestas autoinformadas de 1.259 personas que dijeron haber estado enfermos de gripe o resfriado común en el último año. También se les pidió a los participantes que calificaran sus sentimientos actuales de enfermedad de "no enfermo" a "gravemente enfermo" utilizando una escala para controlar cualquier posible efecto compuesto.

El comportamiento de enfermedad, incluido el letargo, la retirada social y los cambios de apetito, es "una de las respuestas que todas las criaturas vivientes, desde hormigas hasta abejas y humanos, parecen tener en común. Sin embargo, las normas socioeconómicas y culturales juegan un papel importante en nosotros -asegura Shattuck-. Por ejemplo, otros investigadores demostraron que la mayoría de las personas que trabajan en muchos campos, incluida la medicina, suelen presentarse a trabajar mientras están enfermos. Si lo piensa, se trata de cultura laboral y tiene consecuencias".

El siguiente paso para los investigadores es repetir el estudio con individuos que están activamente enfermos versus aquellos que tuvieron que recordar una enfermedad. Las áreas de investigación futura explorarán cómo la gravedad de una enfermedad afecta la notificación de estar enfermo.

"Tal vez las personas se sienten más cómodas informando que están enfermas cuando se trata de un resfriado común -se plantea Shattuck-, pero qué pasa con esas infecciones estigmatizadas, como el VIH. ¿Qué pasa con el coronavirus? ¿Cómo se afirman las enfermedades infecciosas usando un lente cultural o económico?", concluyó.

Ver más

Más Compartidas