Últimas 15minutos

Advierten riesgos del consumo excesivo de dulces

El turrón, garrapiñadas o peladillas, son muy poco recomendables desde el punto de vista de la salud bucal

El turrón duro puede provocar microfracturas en los dientes (EP/DPA)

15 minutos. La mayoría de los dulces típicos navideños son muy poco recomendables desde el punto de vista de la salud oral, sobre todo si se lleva ortodoncia. El presidente de la Sociedad Española de Ortodoncia (SEO), Juan Carlos Pérez Varela, recomienda, entre otros consejos, no abusar de turrones, garrapiñadas o peladillas, además de usar pinzas y útiles específicos para comer el marisco, llevar un kit dental si se come fuera de casa y tener precaución con las bebidas ácidas y carbonatadas.

En cuanto a los dulces, expresó que el turrón duro, las peladillas y las garrapiñadas pueden desprender el aparato de ortodoncia (sobre todo si se llevan brackets, pero también si se llevan alineadores transparentes o ataches). Si se despega un bracket, una banda o un arco se sale del sitio, comer con normalidad será muy complicado. En el caso de que esto suceda, es preciso llamar inmediatamente al ortodoncista para que solucione el problema cuanto antes.

El turrón duro, a pesar de ser más saludable por contener menor cantidad de azúcar (ya que su composición es en su mayoría almendra con miel, clara de huevo y un bajo porcentaje de azúcar), puede provocar microfracturas en los dientes (lleve el paciente o no ortodoncia o implantes), dañar los aparatos ortodóncicos y romper los empastes.

Aparición de caries

Por otro lado, el turrón blando y los polvorones tienen también un gran riesgo añadido, ya que es fácil que se queden restos en las fosas y fisuras de los dientes y, como cualquier alimento pegajoso, blando y dulce, favorecen un mayor riesgo de aparición caries.

Kit de limpieza oral

Así, al ser típico en estas fechas comer fuera de casa, la SEO recomienda llevar un kit de limpieza oral y, en caso de no llevarlo, si no tiene ortodoncia, es posible masticar chicle sin azúcar después de las comidas, ya que favorece la producción de saliva y neutraliza la acidez de los alimentos.

En este sentido, también resulta de utilidad masticar algunos tipos de fruta dura, como la manzana. Para que ejerza un efecto de limpieza, lo ideal es comerla a mordiscos para que realice un 'barrido' que limpie la superficie de los dientes y al masticarla se estimule la producción de saliva, que protege la boca frente al ataque de las bacterias.

Decantarse por el vino tinto

En el caso del alcohol, según expresa el odontólogo, lo mejor es decantarse por el vino tinto, ya que el blanco y el cava son más agresivos para el esmalte y para el cemento de la raíz dental.

También es frecuente que los niños sustituyan el agua por zumos o bebidas carbonatadas que, además de contener azúcar, tienen ácidos que pueden desgastar el esmalte dental. En la medida de lo posible, recomienda que tomen leche y agua.

En el caso de que se practiquen deportes con riesgo de caídas, como el esquí y el patinaje sobre hielo, hacerlo con un protector bucal en todos los casos, pero prestar especial cuidado ante posibles impactos si llevan brackets exteriores (convencionales, estéticos…).

Si se va a viajar en avión, no es necesario preocuparse, ya que ni los bracquets, ni los arcos, ni los implantes pitan en los arcos de seguridad del aeropuerto.

Ver más