Últimas 15minutos

¿Alas de mariposa contra la falsificación?

La tecnología Teslagram se desarrolló con las escamas de las alas de las mariposas, que son tan pequeñas y únicas que no se pueden copiar

Las alas de mariposa tienen más de 100.000 escamas con las que se podrían blindar una gran cantidad de objetos (Imagen referencial)

15 minutos. Lo último en tecnología antifalsificación son las diminutas escamas que dan sus llamativos colores a las mariposas. Estas estructuras microscópicas únicas son eficaces para blindar tarjetas de crédito, llaves, documentos o incluso obras de arte.

Los investigadores del Instituto de Física de Belgrado, que desarrollaron la tecnología Teslagram, fueron los que descubrieron el secreto de estas escamas.

Cada escama es como una huella dactilar por tener relieves únicos, diferentes entre sí y de tamaño nano, por lo que no hay dos iguales. Además, no existe tecnología que pueda hacer una copia de ellas.

"Esas escamas tienen formas que las hacen únicas a cada una de ellas. Son tan pequeñas que no es posible copiarlas. Y se trata de estructuras 3D, como pequeños hologramas 3D, que son únicos e imposibles de copiar", declaró la doctora en física Marija Mitrovic Dankulov, directora del Centro de Innovaciones del Instituto de Física.

Otra ventaja es que pocas mariposas pueden proteger un numero elevadísimo de objetos. "En una mariposa hay más de 100.000 escamas. Una de estas escamas es suficiente para proteger un objeto", expone Mitrovic Dankulov.

Estas diminutas escamas se quitan de las alas de las mariposas después de su muerte natural de forma que queden enteras para ser aplicadas. La forma en la que esta escama se adhiere es diferente en diversos materiales, por lo que todavía es un desafío para los científicos.

Los colores iridiscentes de las alas no se deben a un pigmento sino al efecto de la luz que cambia dependiendo del ángulo. Justo por ello son un holograma natural irrepetible.

Este grupo de investigadores que registraron la patente y la marca desarrollaron también el lector que reconoce el objeto protegido por la escama.

Unos 30 investigadores trabajaron en el desarrollo de la tecnología. Esta fue denominada Teslagram en honor del gran científico estadounidense de origen serbio Nikola Tesla.

Ver más