Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Una mujer de 90 años se convirtió en la primera persona en recibir la vacuna de la COVID-19

"Si yo la puedo recibir, entonces usted también puede", afirmó Margaret Keenan

En medio de los flashes de los fotógrafos, Keenan o "Maggie", como la llaman sus amigos, recibió la primera de las 2 dosis (EFE/EPA/Jacob King)

15 minutos. Una mujer de 90 años y una enfermera filipina fueron las protagonistas del llamado día “V”, el comienzo de la inmunización contra la COVID-19 en el Reino Unido, gracias a la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech.

Margaret Keenan, que cumplirá 91 años la próxima semana, es la primera persona en el Reino Unido y en el mundo en ser inmunizada.

Gran atención médica

Con semblante sereno y sorprendida por la gran atención mediática, esta madre de 2 hijos y abuela de 4 niños, oriunda de la localidad norirlandesa de Enniskillen, recibió la inyección de May Parsons, una enfermera de origen filipino con más de 20 años de experiencia en la Sanidad británica.

En medio de los flashes de los fotógrafos, Keenan o “Maggie”, como la llaman sus amigos, recibió la primera de las 2 dosis que componen esta vacuna sobre las 06:31 GMT de este martes en el Hospital Universitario de Coventry, centro de Inglaterra.

Me siento tan privilegiada de ser la primera persona en ser vacunada contra la COVID-19. Es el mejor regalo de cumpleaños, adelantado, y porque significa que finalmente podré pasar tiempo con mi familia y mis amigos en Año Nuevo después de haber estado prácticamente sola todo el año”. Así lo declaró la mujer de 90 años a los medios tras recibir la vacuna.

También agradeció al Servicio Nacional de Salud (NHS) por la forma en que la atendieron y aconsejó a la gente a aceptarla.

Si yo la puedo recibir a los 90 años, entonces usted también puede“, afirmó esta mujer norirlandesa sobre la vacuna.

Por su parte, Parsons admitió sentirse honrada de ser la primera enfermera en suministrar la dosis. Asimismo, agregó que está satisfecha de contribuir en este “día histórico”, dado que “los últimos meses han sido duros para todos los que trabajamos en el NHS“.

50 hospitales empiezan a trabajar

Las inmunizaciones empezaron en 50 grandes hospitales de las 4 regiones que componen el Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte). El Gobierno lo denominó el “V-Day” (día de la V o de la vacunación).

Estos hospitales están preparados para la difícil logística. La vacuna requiere un nivel de frío de 70 grados bajo cero.

Las primeras dosis están destinadas a los mayores de 80 años y empleados del sector sanitario y de hogares de ancianos. Sin embargo, los residentes en sí tendrán que esperar a que la logística permita el traslado al lugar de la vacuna en los próximos días.

Boris Johnson sigue de cerca el programa

El primer ministro británico, Boris Johnson, acudió esta mañana al hospital Guy’s de Londres para seguir de cerca el comienzo de este programa de inmunización. Animó a la población a no tenerle miedo a la vacuna que fue aprobada por los reguladores.

En declaraciones a los medios, Johnson, que en abril estuvo hospitalizado por COVID-19, pidió “no tener miedo” porque “no hay nada por lo que estar nervioso”.

Es segura y es lo que es correcto hacer. (La vacuna) es segura y es buena para usted y para todo el país“, añadió.

“Gracias a nuestro NHS, a todos los científicos que trabajaron tan duro para desarrollar esta vacuna, a todos los voluntarios”, tuiteó Johnson al conocer la vacunación de la mujer de 90 años.

Pese al comienzo de este programa, Johnson pidió a la gente que cumpla con las medidas restrictivas para controlar la expansión de la pandemia, dado que el programa de vacunaciones lleva varios meses hasta que pueda quedar completado.

La vacuna es efectiva

De acuerdo con los reguladores, la vacuna será efectiva 7 días después de que una persona reciba la segunda dosis. No obstante, hay algún tipo de protección 12 días después de la primera.

El Reino Unido tiene comprometidas 40 millones de dosis, que permitirán vacunar a 20 millones de personas. Se espera que pronto los reguladores también den su visto bueno a la vacuna de la Universidad de Oxford y la farmacéutica británica AstraZeneca.

Esta última, según las autoridades sanitarias, será más fácil de almacenar dado que solo requiere un frío de unos 2 grados centígrados. El Gobierno tiene comprometidas 100 millones de estas vacunas, lo que ayudará a inmunizar a gran parte de la población.

Más vistas