Últimas 15minutos

"Soy el Jesucristo de la política": murió Berlusconi, el vendedor de electrodomésticos que se convirtió en primer ministro de Italia

El político milanés, de 86 años, había recibido el alta médica hacía 3 semanas

Su aparición en la escena política tuvo lugar en un momento de gran relevancia (Cortesía Twitter @berlusconi)

15 minutos. El que fuera primer ministro de Italia en 3 ocasiones, Silvio Berlusconi, murió este lunes en el hospital San Raffaele de Milán, donde permanecía ingresado a causa de una leucemia mielomonocítica crónica que le fue diagnosticada hace más de un año.

El político milanés, que nació en 1936 y falleció a los 86 años, había recibido el alta hacía 3 semanas tras ser sometido a tratamiento médico. No obstante, ya padecía dolencias cardiacas que lo llevaron a pasar por quirófano en 2016 y a ser hospitalizado en 2020 por una neumonía a causa de la COVID-19.

El magnate, que a lo largo de su vida se vio sumido en numerosos escándalos judiciales, comenzó su carrera vendiendo electrodomésticos para pagarse la carrera de Derecho. Desde que puso en marcha sus primeros proyectos a nivel empresarial, ha sido una figura controvertida en el país.

"Una víctima paciente"

Berlusconi, quien recibió el apodo de "Il Cavaliere" pero tuvo que renunciar a él en 2014, cosechó el éxito en sus primeros pasos en el mundo de los negocios y decidió dar el salto a la política. Esta carrera le llevó al Palacio de Chigi en 1994, 2001 y 2008 en lo que muchos han considerado una anomalía democrática y un símbolo de la nueva política italiana.

Su aparición en la escena política tuvo lugar en un momento de gran relevancia: el país se había visto gravemente golpeado por el proceso Manos Limpias, el mayor escándalo político de la historia de Italia tras la Segunda Guerra Mundial y que llevó a la detención de cientos de empresarios y figuras de la clase política italiana.

"Yo soy el Jesucristo de la política. Soy una víctima paciente, me sacrifico por todos. Sólo Napoleón hizo más de lo que he hecho". Con estas palabras se dirigió Berlusconi en 2006 a la prensa, unas polémicas declaraciones que se sumaban a la ya larga lista de comentarios controvertidos desde su llegada al poder.

En los años 80, forjó un imperio televisivo que lo consolidó como una de las figuras más influyentes de la política italiana. Concentró en su persona la mayor fortuna privada del país y el cargo de mayor importancia del Ejecutivo. Así creó una "rara avis" política que otros multimillonarios como el estadounidense Donald Trump imitarían luego.

Líder del entretenimiento

Maestro del espectáculo, fundó La Cinq, la primera cadena privada gratuita de Francia, que quebró por falta de audiencia, y adquirió acciones de los canales franceses Chain y Cinéma 5. Además, poseía la mayor empresa italiana de publicidad y compró Telecinco en 2002. Su imperio, no obstante, se extiende a la prensa escrita. En los 90, se hizo con la presidencia del grupo Mondadori, se convirtió en editor del periódico La Repubblica y de los semanarios L'Espresso, Epoca, y Panorama.

Asimismo, fue propietario y presidente entre 1986 y 2017 del equipo de fútbol AC Milan -del que tuvo que desprenderse muy a su pesar- y, desde 2018, era propietario del Società Sportiva Monza 1912.

Berlusconi, quien solía bromear, precisamente, sobre su inmortalidad, se casó en 2 ocasiones. Primero, con Carla Elvida Dall'Oglio, con la que tuvo una hija que hoy preside el grupo Mondadori y un hijo que se encuentra al frente de Mediaset. Tras el divorcio, contrajo matrimonio nuevamente con la actriz Verónica Lario, con quien tuvo otros tres hijos.

Sin embargo, ese segundo divorcio desató una guerra en los tribunales que llevaron a Lario a tener que devolverle unos 60 millones de euros. Después de eso no volvió a casarse, aunque sí suscitó críticas por involucrarse sentimentalmente con mujeres mucho más jóvenes.

En 2011, cuando se convirtió en eurodiputado, la revista Forbes lo situaba como la persona más adinerada de Italia, con una fortuna de unos 7 mil millones de euros.

El milagro italiano

Son muchos los que consideran que su paso por la política, a pesar de su carisma, ha provocado secuelas políticas, económicas y sociales a medida que ahondaba los conflictos de intereses y casos de corrupción.

El político-empresario aderezó su agresivo discurso contra la inmigración y a favor de la bajada de impuestos con duras amenazas sobre la posible llegada al poder de un Gobierno "estalinista" y prometió un "milagro económico" para Italia en un momento de grave crisis.

Sin embargo, las numerosas mociones de censura en su contra -que pusieron su figura al límite en el contexto parlamentario- y la convocatoria de huelgas generales en 2011 le pasaron por fin factura a un líder que parecía salir impune de cualquier tipo de situación.

El batacazo sufrido posteriormente por el oficialismo le condujo a anunciar su dimisión en 2011 y a nombrar a su heredero Angelino Alfano, a medida que la situación económica empeoraba en el país de forma significativa. A pesar de ceder el testigo, siguió moviendo los hilos para que su partido Forza Italia no perdiera influencia en el Parlamento.

Escándalos

Berlusconi recuperó su escaño en el Senado en octubre de 2022 después de que lo expulsaran por fraude fiscal y acusó al presidente ucraniano Volodímir Zelenski de ser el “culpable” de la invasión rusa del país.

El político italiano, que colmó las portadas de los periódicos con sus numerosos escándalos, ya enmarcados bajo el término "bunga bunga" y que incluyen fiestas y bacanales, había quedado absuelto el pasado mes de febrero de los cargos de corrupción en torno al llamado caso "Ruby", un escándalo desatado a raíz de una serie de fiestas privadas en las que supuestamente se ofrecían relaciones sexuales con prostitutas menores de edad.

"Aunque soy travieso, 33 muchachas me parecen demasiadas", llegó a decir Berlusconi sobre este caso, del que quedó exonerado junto a otros 28 acusados por perjurio. El fallo llegaba 6 años después de que arrancara la investigación contra Berlusconi por haber pagado supuestamente unos 10 millones de euros a testigos durante una pesquisa sobre su relación con la bailarina Karima el Mahroug, conocida como "Ruby", cuando esta todavía era menor de edad.

El generoso Silvio Berlusconi

El exmandatario -acusado de comprar el silencio de los asistentes a sus fiestas- reiteró en varias ocasiones su inocencia y defendió que era "generoso" recompensar a aquellos que habían visto su vida "arruinada" por la investigación judicial en cuestión.

En este sentido, los jueces consideraron que no había indicios suficientes para declarar culpables a los acusados a pesar de la insistencia de la Fiscalía, que lamentó la decisión de los tribunales.

A todas luces indomable, Berlusconi logró escapar de todos los procedimientos judiciales abiertos en su contra, en gran medida gracias a su impunidad, pero también debido a su gran influencia y la elaboración de leyes que le permitieron protegerse. Sin embargo, el hombre que definió la Italia del siglo XXI no logró uno de sus últimos retos: hacerse con la presidencia del país.

La clase política italiana se despide ahora de un ex primer ministro al que todos coinciden en recordar como una figura histórica para Italia, un país que no se explica, para muchos, sin un político de estas características.

Ver más