Últimas 15minutos

Nuevas tensiones entre el Reino Unido y la Unión Europea por el Brexit

Según Johnson, si no hay acuerdo su país abandonará el bloque europeo sin pacto este 31 de diciembre, cuando finaliza el período de transición

Un nuevo marco normativo podría anular componentes clave del acuerdo de retirada previamente negociado (Andy Rain/EFE)

15 minutos. El Gobierno británico prepara un texto legislativo que podría anular partes del Brexit, su acuerdo para retirarse de la Unión Europea (UE), concertado en 2019; un movimiento que trae tensiones a las relaciones comerciales entre Londres y Bruselas.

La información, publicada primero por The Financial Times, coincidió con el ultimátum que el primer ministro británico Boris Johnson le dirigiera a sus socios europeos. El motivo: que se pongan de acuerdo sobre su futura relación comercial antes del próximo 15 de octubre.

Según Johnson, si no hay acuerdo su país abandonará el bloque europeo sin pacto este 31 de diciembre, cuando finaliza el período de transición.

Navalni despertó del coma pero todavía no se descartan posibles secuelas

Estas amenazas gubernamentales, que crean tensiones, vieron la luz este lunes, a horas de que empiece otra ronda de negociaciones sobre el Brexit entre el representante británico, David Frost y su homólogo de la UE, Michel Barnier.

El Gobierno conservador prevé introducir ante el Parlamento este miércoles su polémica legislación, titulada Proyecto de Ley del Mercado Interno. Este marco normativo podría anular componentes clave del acuerdo de retirada previamente negociado.

Tal proyecto tendría que ser aprobado por el Parlamento británico, pero incluye la posibilidad de eliminar la obligación legal en materia de subsidios estatales y aduanas con Irlanda del Norte.

Puede que Reino Unido evada su compromiso de controlar las mercancías que circulan de Gran Bretaña hacia Irlanda del Norte. La medida que buscaba evitar la conformación de infraestructuras transfronterizas entre ambas zonas, así como el proceso de paz neozelandés.

Además, pretende asegurar el funcionamiento comercial entre Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, después de que Reino Unido abandone el mercado único y la unión aduanera a finales de 2020.

Recibido con inquietud

Varios sectores políticos han recibido el intento llenos de reticencia. A la cabeza, el pro-europeo Partido Nacionalista Escocés (SNP), cuyo líder en la Cámara de los Comunes, Ian Blackford, alertó este lunes que un "Brexit duro" sería "devastador para Escocia".

"Con sus amenazas de perjudicar las obligaciones internacionales del Reino Unido e imponer a Escocia un catastrófico Brexit sin acuerdo (...), el primer ministro está demostrando que no se puede confiar en él", declaró Blackford ante los medios británicos.

La portavoz de Irlanda del Norte del opositor Partido Laborista, Louise Haigh, acusó este lunes al Gobierno de "propiciar un juego peligroso en Irlanda del Norte".

"Sacrificando -añade- nuestra posición internacional por la incompetencia del primer ministro".

Pasar la página

Para el primer ministro, "no tiene sentido pensar en plazos que vayan más allá (del 15 de octubre). Si no nos ponemos de acuerdo para entonces, no creo que vaya a haber un acuerdo de libre comercio entre nosotros. Deberíamos aceptarlo y pasar página".

Johnson  negó que vayan a ceder "los fundamentos de lo que significa ser independientes buscando el éxito de las negociaciones".

El Ejecutivo conservador desea estar en capacidad de elegir libremente si respalda a sectores clave con una inversión estatal masiva, observando como un lastre el arreglo con Bruselas. 

Ver más