Últimas 15minutos

Nonagenaria se fugó antes del juicio por complicidad con el nazismo pero fue arrestada

En el campo de concentración de Stutthof donde trabajaba murieron alrededor de 65.000 prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial

Furchner ya había declarado 2 veces como testigo, en 1954 y 1962, acerca de su papel en el campo de concentración de Stutthof (Cortesía Twitter @lucesdelsiglo)

15 minutos. Una nonagenaria exsecretaria del campo de concentración de Stutthof, en territorio polaco, que debía comparecer en un juicio este jueves por complicidad en asesinato en más de 11.000 casos durante el nazismo, se dio a la fuga. Sin embargo, más tarde lograron arrestarla.

Según el diario Bild, Irmgard Furchner, de 96 años de edad, vive en una residencia de ancianos de Quickborn, en el estado federado de Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania. La mañana de este jueves tomó un taxi a una estación de metro, tras lo cual se perdió su rastro.

La Audiencia Provincial de Itzehoe, donde debía comenzar este juicio vinculado la nazismo, dictó una orden de detención contra la nonagenaria. La mujer está acusada de prestar ayuda en el asesinato sistemático de prisioneros en el campo de Stutthof. Allí se desempeñó como taquígrafa y mecanógrafa de la comandancia entre 1943 y 1945.

A Furchner la arrestaron a las 13:50 hora local (11:50 GMT) cuando caminaba por una avenida de Hamburgo. Fue trasladada a la comisaría para prestar declaración, señala el diario Bild.

Declaró 2 veces como testigo

Furchner ya había declarado 2 veces como testigo, en 1954 y 1962. Específicamente, por su papel en el campo de concentración de Stutthof.

En 1954 dijo que toda la correspondencia con la oficina central de las SS había pasado por sus manos. Además, que el comandante del campo Paul-Werner Hoppe le dictaba diariamente escritos y mensajes de radio.

Sin embargo, en su momento aseguró que durante su servicio en el campo nunca había sido consciente de la maquinaria asesina de la que fueron víctima decenas de miles de personas.

En el campo de concentración de Stutthof, próximo a Gdansk, murieron durante la Segunda Guerra Mundial alrededor de 65.000 prisioneros, entre ellos muchos judíos, principalmente por debilitamiento y enfermedad.

Al menos 200 prisioneros fueron asesinados con ciclón B en la cámara de gas y en el interior de un vagón de tren clausurado. Otros 30 fallecieron de un disparo en la nuca en un lugar secreto ubicado en el crematorio.

En julio de 2020, un exguardia de Stutthof de 93 años fue condenado a una pena simbólica de 2 años de libertad vigilada por complicidad en asesinato en 5.230 casos. La condena se rige por el código penal aplicable a menores, ya que estaba acusado por hechos que tuvieron lugar cuando tenía 17 años.

Ver más