Últimas 15minutos

"Nadie se salva solo": el papa pidió soluciones inclusivas al FMI y el BM

Insistió en la necesidad de una reducción significativa de la carga de la deuda de las naciones más pobres

"Necesitamos especialmente una vacunación solidaria financiada con justicia (EFE/EPA/Vatican Media)

15 minutos. El papa Francisco pidió una vacunación solidaria en la que no prevalezca la ley del mercado, en una carta enviada en ocasión de las reuniones de primavera del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) que se están realizando en estos días y que se publicó este jueves.

"Necesitamos especialmente una vacunación solidaria financiada con justicia", dijo Jorge Bergoglio. "No podemos permitir que la ley del mercado prevalezca sobre la ley del amor y la salud de todos", agregó.

Trabajar juntos

En su misiva al FMI y el BM, el papa reiteró su llamamiento en el mensaje de Pascua a líderes gubernamentales, empresas y organizaciones internacionales. En el mismo pidió "trabajar juntos en el suministro de vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados".

Por otra parte, también pidió reconocer "que los mercados, especialmente los financieros, no se gobiernan por sí mismos". Necesitan leyes que garanticen "que las finanzas, en lugar de ser meramente especulativas o financiarse en sí mismas, funcionen para los objetivos sociales que tanto se necesitan en el contexto de la actual emergencia sanitaria mundial".

En su misiva, insistió en la necesidad de "al menos, una reducción significativa de la carga de la deuda de las naciones más pobres, agravada por la pandemia".

Una necesidad urgente

El papá recordó que "sigue existiendo una necesidad urgente de un plan global que pueda crear instituciones nuevas o regenerar las existentes, particularmente las de gobierno global. También habló de ayudar a construir una nueva red de relaciones internacionales para promover el desarrollo humano integral de todos los pueblos".

Dijo que esto implica "dar a las naciones más pobres y menos desarrolladas una participación efectiva en la toma de decisiones y facilitar el acceso al mercado internacional". Agregó que para ello es necesario "un espíritu de solidaridad mundial". En ese sentido, dijo que hace falta "al menos una reducción significativa de la carga de la deuda de las naciones más pobres".

Para su santidad aliviar la carga de la deuda de tantos países es un gesto profundamente humano. Considera que este "puede ayudar a las personas a desarrollarse, a tener acceso a las vacunas, la salud, la educación y el empleo".

Un modelo de recuperación

Francisco recordó que la pandemia "nos ha recordado una vez más que nadie se salva solo". Al concluir, abogó porque estos días de reuniones produzcan "soluciones sabias para un futuro más inclusivo y sostenible. Un futuro en el que las finanzas estén al servicio del bien común, donde los vulnerables y los marginados estén en el centro y donde la tierra, nuestra casa común, esté bien cuidada".

"La noción de recuperación no puede contentarse con volver a un modelo desigual e insostenible de vida económica y social, donde una pequeña minoría de la población mundial posee la mitad de su riqueza", aseveró.

Ver más