Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Liberan a 400 de los 600 estudiantes secuestrados en Nigeria

Varios de los huidos pasaron la noche en la zona boscosa por miedo a ser apresados de nuevo por los secuestradores

La Policía por el momento confirmó oficialmente la vuelta de unos 200 niños secuestrados del instituto masculino (DPA/EP/Unicef)

15 minutos. El consejero de educación del estado nigeriano de Katsina, Badamasi Charanchi, anunció que unos 406 estudiantes del Instituto Científico de Secundaria de Kankara que fueron secuestrados el viernes están ya en libertad. Las cifras por el momento son confusas, pero en el centro educativo estudian 884 alumnos, por lo que los secuestrados podrían ser aún entre 200 y 400.

Charanchi se reunió con familiares y vecinos de la zona y sus declaraciones fueron difundidas en redes sociales a través de un vídeo recogido por el periódico nigeriano Vanguard.

Cifra de desaparecidos

“Los chicos siguen volviendo y, según la información disponible, la cifra de desaparecidos que han regresado es de 406, incluyendo los que volvieron anteriormente”, explicó Charanchi en el vídeo.

Varios de los huidos pasaron la noche en la zona boscosa por miedo a ser apresados de nuevo por los secuestradores, explicó Charanchi. “Una vez que identifiquemos a los niños os serán devueltos a vuestros hogares”, aseguró.

La Policía por el momento confirmó oficialmente la vuelta de unos 200 de los niños secuestrados del instituto masculino. El portavoz policial Gambo Isah explicó el sábado al periódico Vanguard que el ataque, en principio, se saldó sin víctimas mortales.

“Atacaron la escuela con armas peligrosas y comenzaron a disparar contra los hombres que vigilaban la escuela. El tiroteo dio a los estudiantes la oportunidad de saltar la valla y llegar hasta la ciudad”, explicó. Fuentes citadas por el portal SaharaReporters apunta a que los atacantes eran “cientos”.

Atacantes en fuga

Un guardia de seguridad resultó herido durante el asalto, interrumpido por la llegada de “personal de las fuerzas acorazadas” que puso a los atacantes en fuga.

El propio presidente Buhari condenó el ataque y ordenó a las fuerzas de seguridad perseguir a los responsables. Además, pidió una auditoría a las autoridades educativas y pidió colaboración a las familias.

El noroeste de Nigeria se está convirtiendo cada vez más en un foco de violencia, con un número creciente de ataques. El Gobierno define a los atacantes como ‘bandidos’ pero detrás de algunos están grupos yihadistas que operan en la cuenca del lago Chad.

Al menos 1.165 personas murieron en ataques violentos en el noreste de Nigeria en los primeros ocho meses de 2020.

Más vistas