Últimas 15minutos

Halloween: espantar a los difuntos vistiéndose como ellos

Esta tradición se remonta a la Edad de Hierro -siglo XII antes de Cristo-, con los pobladores de lenguas celtas de la Europa Occidental y Oriental y una parte de Asia Menor.

Muchos países del mundo celebran Halloween por todo lo alto. EFE

15 Minutos. A diferencia del carnaval, donde abunda la alegría y el colorido, en Halloween lo que importa es el terror que puedas causar en los demás.

Aunque ambas celebraciones se caracterizan por el despliegue de llamativos disfraces, la noche del 31 de octubre no es igual a ninguna otra del año. Todo gira alrededor del miedo, la oscuridad y el “más allá”. ¿La razón? Es el momento escogido para espantar a los muertos transformándote en uno de ellos.

Sin embargo, así no comenzó la historia de Halloween. En realidad, se ha distorsionado con el pasar del tiempo.

Según su origen etimológico, proveniente del inglés antiguo, “halloween” significa "all hallow's eve", es decir, “víspera de todos los santos". Esto, en referencia al Día de Todos los Santos de la iglesia cristiana (1 de noviembre).

Evidentemente, lo que menos se refleja el 31 de octubre es religiosidad. Por el contrario, predomina cierta devoción hacia la muerte, que coincide con la conmemoración del 2 de noviembre: el Día de los Difuntos.

Astros y fe

La fiesta de Halloween moderna resumida en una calabaza. EFE

Para el presidente de la Academia Venezolana de la Lengua correspondiente de la Real Academia Española, Horacio Biord Castillo, la celebración de Halloween está asociada con ciclos calendáricos y creencias precristianas.

Esta tradición se remonta a la Edad de Hierro -siglo XII antes de Cristo-, con los pobladores de lenguas celtas de la Europa Occidental y Oriental y una parte de Asia Menor.

“Allí se generalizó como una fiesta popular de las brujas y se proyectó a otros países, muchas veces con un sentido jocoso y burlesco pero también comercial”, indicó el historiador venezolano.

Cosecha y otoño

Por su parte, Anabelle Aguilar Brealey, escritora y poeta de Costa Rica, señaló que esta costumbre celta tiene como fin “alejar a los malignos disfrazándose”.

Su experiencia cercana con Halloween la tuvo cuando se residenció en Canadá. Para la académica, “es también el fin de la cosecha y el inicio del solsticio de otoño”, precisó Aguilar.

Según la experta, esa aseveración se relaciona directamente con lo que se conoce del año céltico: su término con el otoño, la estación donde los árboles se quedan sin hojas en las ramas.

“Es la luz la que destruye la oscuridad. Es la bondad y la risa las que combaten la tristeza. El mundo es un pañuelo de tradiciones y por qué no disfrutar de una noche de brujas de magia blanca”, comentó la escritora costarricense.

Ventas sin rituales profundos

De acuerdo con Biord, en la actualidad Halloween suele reducirse a un producto comercial “hábilmente explotado”. Igualmente, lo vincula con “fiesta desritualizada, una especie de carnaval de otoño en el hemisferio norte”.

No obstante, el especialista también rescata algo positivo. El hecho de mantener vivo Halloween “se puede interpretar como la pervivencia, trasmutada en el tiempo y de acuerdo con diversos procesos sincréticos, de antiguas creencias y celebraciones”.

A juicio del presidente de la Academia Venezolana de la Lengua, dichas manifestaciones “buscan un espacio y una expresión en medio de la cultura y la religión mayoritarias o dominantes, según el caso”, dijo.

Y mientras tanto, en Latinoamérica…

Si bien esta festividad se ha expandido en los últimos años por todo el globo terráqueo, ciertos países se aferran a sus raíces aun cuando en su camino se interponga Halloween. Tal es el caso de México y su mundialmente conocido Día de Muertos, que celebran por todo lo alto el 1 y 2 de noviembre.

México y su famoso Día de los Muertos. EFE

En Venezuela, por ejemplo, existe Akaatompo o Fiesta de los Muertos. La fecha se conmemora el 2 de noviembre entre los indígenas kari’ñas, ubicados en los estados nororiental y sureño de Anzoátegui y Bolívar, respectivamente.

Durante ese día, “se recuerdan a los difuntos, y se celebran a los niños y las jóvenes generaciones en el recuerdo de los familiares ya desaparecidos”, indicó Biord.

A pesar de ello, aclara el experto venezolano, no se vincula de ninguna manera con el Halloween de las calabazas y las visitas a las casas por “dulce o truco”.

Para el historiador, “son celebraciones de otra naturaleza y que conservan, como entre los kari’ñas, un fuerte sentido ritual, aunque lamentablemente se presenten como meros atractivos turísticos, mal llamadas celebraciones o fiestas folclóricas”.

Ver más

Más Compartidas