Últimas 15minutos

Festival Gabo premia periodismo de Iberoamérica

En esta sétima edición, el Festival Gabo tuvo que elegir a los galardonados entre 1.730 postulados

Al recibir su reconocimiento, el fotógrafo Jesús Abad Colorado invitó a trabajar por la paz (Cortesía Twitter @FestivalGabo)

15 minutos. La investigación y denuncia periodística de problemas como los desaparecidos, la trata de mujeres y la persecución a los inmigrantes indocumentados fueron galardonados este jueves en Medellín con los Premios Gabo 2019, festival que se encarga de premiar al periodismo en Iberoamérica.

Las imágenes del conflicto armado colombiano y sus víctimas estuvieron presentes en la velada que consagró la obra del fotoperiodista Jesús Abad Colorado López, que recibió el Reconocimiento a la Excelencia por sus 26 años retratando el conficto armado colombiano.

En esta séptima edición, el Festival Gabo escogió a los ganadores entre 1.730 postulados a las categorías de Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.

Propuestas para la ciudadanía

"Ellos apuestan por contar la realidad de buena fe y por tratar de hacernos entenderla", dijo el director de la Fundación Gabo, Jaime Abello Banfi. También destacó que los finalistas "nos traen propuestas que no son solo para los periodistas sino también para la ciudadanía".

El auge del periodismo investigativo y colaborativo en Iberoamérica se puso de manifiesto en los cuatro trabajos galardonados. Los periodistas ponen el dedo en la llaga de grandes problemas de la sociedad y de esta forma ayudan a que se haga justicia.

En la categoría de Texto el galardonado fue el reportaje La sangre nunca fue amarilla. Este reconstruye un caso de envenenamiento por plomo en la localidad habanera de San Miguel del Padrón.

"Estamos rodeados por venenos que nunca percibimos. No sabemos que problemas de salud de los que padecemos se deben a tóxicos en el ambiente", manifestó la autora, Mónica Baró.

La periodista Mónica Baró, autora de La sangre nunca fue amarilla, señaló que su trabajo es una denuncia a la falta de políticas para el ambiente (Cortesía Twitter @FestivalGabo)

Univisión Noticias Digital, de Estados Unidos, estuvo premiado en la modalidad de Imagen con America First: El legado de una redada migratoria. Este trabajo está compuesto por un documental de 42 minutos sobre las consecuencias de una operación contra 389 indocumentados realizada en 2008 en Iowa.

Al recoger el premio, la periodista española Almudena Toral dedicó el galardón "a las familias que siguen rotas por las redadas migratorias".

Mejor cobertura

El mejor trabajo de Cobertura fue El país de las dos mil fosas sobre el drama de los desaparecidos en México, producido por periodistas independientes. Esta investigación mostró la expansión del hallazgo de fosas clandestinas en México entre los años 2006 y 2016.

Una tragedia similar, la trata de mujeres en México y Venezuela, muchas de las cuales acaban asesinadas y desaparecidas, recibió el Premio Gabo en Innovación.

El equipo conformado por medios de México y Venezuela ganó el Premio en Innovación (Cortesía Twitter @Festival Gabo)

Esta investigación tuvo como punto de partida el asesinato de mujeres venezolanas, argentinas y mexicanas que estaban involucradas con el portal de servicios sexuales zonadivas.info.

Mujeres en la vitrina, migración en manos de la trata zonadivas.info es un trabajo de los medios Pie de Página, Fusión, Enjambre Digital (México) y El Pitazo, TalCual, Runrunes (Venezuela).

La periodista Mónica González, que habló por el equipo, señaló que las víctimas dejan sus países para buscar un sueño y encuentran acoso y muerte.

Reconocimiento a la Excelencia

El punto alto llegó al final de la noche cuando el aclamado Jesús Abad Colorado subió a la tarima por el Reconocimiento a la Excelencia.

Su discurso estuvo repleto de citaciones a su familia y homenajes a los campesinos que son "los que ponen los muertos en la guerra". Pidió que cese el asesinato de líderes sociales, algo que, según dijo, "debería avergonzarnos".

Colorado llevó a la gala a varias víctimas del conflicto armado. Una de ellas es Domingo Chalá, que en mayo de 2002 tuvo que recoger los restos de numerosos familiares y vecinos asesinados en Bojayá.

Ver más

Más Compartidas