Últimas 15minutos

El papa le regaló a Sánchez el relieve de una mujer con un niño y una barca con migrantes

La frase "Riempiamo le mani di altri mani", inscrita en el marco del objeto, hace alusión al llamado constante del sumo pontífice a la misericordia

El papa recalcó la "difícil misión" del político de hacer progresar el país (EFE/EPA/Vatican Media)

15 minutos. El papa Francisco le regaló al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, a quien recibió este sábado en el Vaticano durante 35 minutos, un relieve en bronce patinado que enmarca la figura de una mujer con un niño en brazos que entra en la columna de la Plaza de San Pedro, unas grandes manos entrelazadas en señal de fraternidad y una barca todavía en el agua con migrantes.

Sánchez abandonó el patio de San Dámaso que accede al Palacio Apostólico en torno a las 11:00 de la mañana hora local. Luego se dirigió directamente al aeropuerto de Ciampino de Roma sin hacer declaraciones a los medios de comunicación.

Según la explicación que adjuntó el Vaticano al objeto regalado, la frase inscrita en el marco "Riempiamo le mani di altri mani" (Llenemos las manos de otras manos) hace "referencia al llamamiento constante del papa Francisco a la acogida y a la misericordia".

Además, el papa subrayó la importancia que tiene "construir la patria con todos" y recalcó la "difícil misión" del político de hacer progresar el país.

En una intervención de varios minutos ante la delegación española, el pontífice dijo que la labor de un gobernante tiene 3 canales: "hacer progresar el país, consolidar la nación y construir la patria".

"Construir la patria con todos", recalcó Francisco, quien subrayó a Sánchez su "gran respeto por la vocación política". "Es bastante trabajo, no es fácil, transmítalo a lo miembros de su Parlamento, lo que piensa el papa de esto".

Y advirtió que en este camino de construir la patria "siempre se encuentran coartadas", bien "disfrazadas de modernidad o de restauracionismo", movimientos "para que la patria sea lo que yo quiero y no lo que he recibido".

Por su parte, Sánchez regaló al Santo Padre un facsímil del Libro de horas del obispo Juan Rodríguez de Fonseca. Esta reproducción, cuyo original manuscrito data del siglo XV, es un libro de rezo para uso privado ricamente ilustrado.

"Las ideologías no construyen patrias"

El Papa lanzó durante la visita de Sánchez otro aviso, el del riesgo que corre un país cuando de él "se apoderan" las ideologías.

"Es muy triste cuando las ideologías se apoderan de la interpretación de una nación, de un país y desfiguran la patria", dijo.

Recordó el libro Síndrome 1933 del intelectual comunista, Siegmund Ginzberg, sobre la Alemania previa al nazismo en el que, subrayó, se explica que "las ideologías sectarizan, deconstruyen la patria, no construyen" y señaló que "hay que aprender de la historia eso".

"En este libro este hombre, con mucha delicadeza, hace un parangón con lo que está ocurriendo en Europa: 'cuidado que estamos haciendo un camino parecido'", dijo el papa.

El pontífice insistió en cualquier caso en la ardua labor que supone la actividad política en todos sus ámbitos, desde la elaboración de la leyes a las relaciones internacionales o incluso las "dificultades de entendimiento con los localismos".

Y consideró que la misión de los políticos "es una forma muy alta de la caridad y del amor". "No es cuestión de maniobras o de resolver casos, que todos los días llegan al escritorio de los políticos, sino de servicio", dijo.

El papa despidió a Sánchez y la delegación española con un mensaje de cariño.

"Me gratifica mucho la visita y les pido por favor que recen por mí. Y los que no rezan porque no son creyentes al menos mándenme buena onda que me hace falta", apuntó.

Ver más